sábado, 17 de mayo de 2014

Predomina la ley de la selva en Cuba



Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 16 de Mayo.- La Ley de la selva se instauró en Cuba, desde el mismo comienzo de la “revolución”, en el año 1959, cuando Fidel Castro tomó el poder. Existen las leyes, pero no a favor del desarrollo y el bienestar del ser humano, sino de un sistema.

Desde un comienzo, el más fuerte predomina entre los demás, pero para uno más fuerte hay otro más fuerte, y así se ha desarrollado durante estos 55 años, aunque en los últimos tiempos se ha agudizado este problema.

Resulta que con las nuevas medidas y “flexibilizaciones” implementadas por el gobierno para tratar de mantenerse en el poder, han surgido nuevas clases sociales que por su poder adquisitivo pisotean a los más desvalidos en cuanto a materia económica se refiere.

A diferencia de otros países en los que existen las clases sociales bien delimitadas, aquí de forma solapada también existen en la actualidad, pero lo más significativo es que no son los ciudadanos que suelen ser la clase media, en las democracias bien establecidas.

En nuestro país suele suceder que un vendedor en un mercado, un cantinero de un hotel, un portero de una discoteca, un dueño de algún restaurante de mala muerte y hasta un chofer de taxis, pueda por su poder adquisitivo humillar hasta el más eminente científico, quien por su aporte a la sociedad debería ser reconocido no solo públicamente, sino también remunerado como merece todo el que da grandes aportes a la sociedad.

Vemos a diario como se pone de evidencia lo anteriormente planteado. En días pasados tuve la posibilidad de comprobar lo que ocurría realmente, durante una larga espera para ser atendido por  un notario.

Sucedió que en dicha notaría, situada en la calle C, entre Línea y Calzada a pesar de las colas agobiantes, había personas que no sufrían por ello, pues al parecer tenían prioridad; la forma de vestir y la rimbombancia denunciaban quienes eran. La nueva clase media del país, quienes sobornando a los notarios resolvían sus gestiones sin tener que esperar.

En los lugares donde prestan servicios es donde mayormente se pueden ver las diferencias en el trato que se da a los ciudadanos, que pagan un extra. No interesa lo que te hayan cobrado por lo establecido, cuyo costo a veces es caro comparado a los salarios que se devengan.

Así el gobierno ha permitido que estas diferencias se establezcan, para dar una falsa imagen de apertura. Pero lo que preocupa es que quien se ha sacrificado toda la vida, trabajando en bien de la sociedad y aportando a ella no tiene posibilidades de mejorar su vida ni la de su familia, disminuyendo así el interés de los hombres por el aporte a la ciudadanía.

Todo esto ha provocado que se halle envuelto el país en un caos, donde predomina el más fuerte. Convirtiéndose la vida en sálvese quien pueda, cuestión que provocará en un futuro el hundimiento de la nación por el poco ánimo que tiene el cubano de hoy, para estudiar y cooperar con el verdadero desarrollo de la nación, cosa que al parecer no importa a los gobernantes.

VIDEOS