miércoles, 28 de mayo de 2014

Desidia ante las injusticias del gobierno cubano


Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press.
LA HABANA, 29 de Mayo.- Cuba, es la única nación miembro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en que se violan de forma flagrante los derechos fundamentales y, que aún no ha ratificado la Convención de los Derechos Civiles, Políticos, Económicos, Sociales y Culturales que asiste la ONU.
El 27 de febrero de 2008, se dio la primera firma de intensión respecto a dicha convención, a la rúbrica de Felipe Pérez Roque, entonces canciller. Al mes siguiente, en sus reflexiones, Fidel Castro criticó ese deber, litigando: “Cuba no necesita esa convención, ya que la constitución socialista garantiza todos los derechos ciudadanos, y será una camisa de fuerza a la Revolución”.
Cuba, es también la única en la CELAC que cuanta con una ley para castigar a la prensa independiente; la conocida como Ley Mordaza, que usaron contra 26 reporteros en el 2003, que han usado en juicios sumarios, y que aún mantienen activa de forma amenazante, sin que la CELAC se muestre a favor de derogarla.
Sin embargo, cuando Cuba intentó burlar a las autoridades del Canal de Panamá, con un cargamento de armas escondidas para Corea, usando un barco comercial de este país comunista, el equipo protempore de la CELAC no se pronunció.
Pero la Comunidad sí puso una nota increpante ante la ONU, cuando el avión de Evo Morales fue desviado en Europa y al de Nicolás Maduro no lo dejaron pasar por Puerto Rico sin previa consulta a la autoridad aeronáutica.
Cuba, hizo una declaración pública que expresa el rechazo de su gobierno a la violencia usada por los estudiantes de Venezuela, en los hechos que se iniciaron el 7 de febrero de 2014, decisión que, por demás, posee una carga elevada de cinismo.
Sin embargo, este mismo gobierno instrumenta una política oficial de violencia y terror contra la disidencia, rodeando sus hogares y asaltándolos en la vía pública sin órdenes de arresto.
Cuba es el único país de la CELAC que ha organizado en pleno siglo XXI una institución al estilo de las camisas pardas de Hitler y las camisas negras de Mussolini, las Brigadas de Respuesta Rápida, fundadas expeditamente en 1990 por el Buró Político en la Asamblea Nacional.
En dichas brigadas, militan oficiales de la Seguridad del Estado y funcionarios del Partido Comunista, que visten jeans raídos y pulóveres a rayas, para confundirse entre el pueblo.
Cientos de cubanos nos preguntan: ¿Por qué los legisladores del Parlatino, el Parlacen y el Parlamento Europeo no emplazan a los diputados cubanos por instituir un grupúsculo que delinque políticamente, usando el terror contra los activistas por los derechos humanos, periodistas independientes y blogueros?
Recordemos que el gobierno cubano, usa los ómnibus donados por Pastores por la Paz para trasportar Brigadas de Respuesta Rápida contra el Movimiento Damas de Blanco: ¿No existen leyes en EE.UU que congelen estas donaciones a un gobierno que practica la violencia contra la mujer?
Empresas estatales como la corporación LABIOFAN, que regenta el sobrino de los Castro (Fraga Castro), también disponen de los ómnibus para trasladar a empleados, en horario laboral, presionados mediante el chantaje para los mítines de terror, que organiza el Departamento de la Seguridad del Estado.
Nos preguntamos qué hacen la OIT y los demás organismos internacionales que velan por el respeto a los derechos ciudadanos.

VIDEOS