lunes, 26 de mayo de 2014

Comer productos del mar: un lujo para los cubanos de a pie


Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 26 de Mayo.- Para el cubano de a pie, se ha convertido en lujo comer pescados y mariscos, a causa de los precios excesivos de estos productos, tanto en el mercado estatal como en el subterráneo (mercado negro).

También por los bajos salarios que percibe un trabajador mensualmente entre 240 y 500 pesos moneda nacional (entre 10 y 23 dólares).

Un kilogramo de Salmón, en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD), cuesta 19.10 dólares (480 pesos moneda nacional), el de filete de Merluza a 6.35 (162), los mejillones a 9.45 (236) y Sardinas a 3.20 (80), por solo citar ejemplos.

En el mercado negro el kilogramo de pescado de mar oscilan entre 2 y 10 dólares, depende la especie, y la langosta y el camarón entre 8 a 12.

Largas filas se forman cuando distribuyen algún poco de estos productos del mar en los locales dedicados a la venta.

Con el paso del tiempo, el cubano ha sido forzado a dejar de consumir pescado del mar, que en épocas anteriores formaba parte de su dieta alimentaria.

En la actualidad, en los mercados estatales donde se venden los productos del mar, no existe la variedad a la que estaba acostumbrada la población.

En el país, se han introducido especies de pescados de agua dulce como la Tenca y la Claria, las cuales no son del agrado de la población. Solo la escasez en este sentido, hace que los cubanos tengan que consumirlas.

Cuentan los de más edad, que hace 40 años atrás había en el mercado varios tipos de pescado, y se podía escoger hasta del lugar de donde provenían. Con el actual gobierno eso fue desapareciendo. En la actualidad solo se puede elegir por el troncho de Tenca, o el filete de Claria.

Llama la atención que en una isla rodeada de agua salada, apenas se pueda consumir un buen pescado.

Los pocos pescadores privados a los que se les permite salir a pescar, tienen que vender las capturas a bajos precios al Estado, en la entrada a puerto. Solo pueden llevar 15 kilos para el consumo familiar.

Hace unas semanas, la Televisión Cubana trasmitió un pequeño reportaje donde miembros de la capitanía del puerto y guardafronteras del Puerto de Nuevitas, en Camagüey, se refirieron a la detención de personas que comercializaban pescado, langostas, camarones y otros, según ellos a altos precios, de manera ilegal, y exhortó a la población a denunciar dichos actos.

En mi opinión, el llamamiento se le debería hacer al Estado y no a los que venden estos productos para poder subsistir, los cuales lo hacen mucho más barato que el Estado, quien con mayores medios a su alcance, solo pesca para abastecer tanto al turismo como al mercado internacional, y no a su pueblo hambriento.

VIDEOS