viernes, 11 de abril de 2014

La leche: Planes, promesas y altos precios

Por Jorge A. Liriano Linares/ Hablemos Press.

LA HABANA, 11 de Abril.- Entre las tantas promesas hechas a los cubanos durante más de cinco décadas, está la que aseguraba  que el país produciría más queso y más leche que Holanda.

Hoy, la realidad es inferior a las expectativas. Después de tantos años, los pobres en la isla -que son la mayoría- no pueden adquirir un pedazo de queso, ya que el de calidad exclusivamente se oferta en moneda libremente convertible en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD), con precios inalcanzables para el ciudadano promedio.

La leche continúa normada por la libreta de racionamiento hasta los siete años de edad, y para ciertos casos que la requieren por problemas de salud y la reciben en días alternos.

Para muchas personas que no tienen asignación de leche, resolverla es una meta titánica que tienen que realizar todos los días, y deben pagarla a precios muy altos en el mercado ilegal (entre 50.00 y 70.00 pesos moneda nacional la bolsa); la otra opción es comprarla en las TRD, donde la bolsa pequeña (500 gramos) cuesta 3.35 CUC, unos  85.00 pesos moneda nacional y la de 1 kilogramo 6.60 CUC. Esto contracta con el salario mensual de un trabajador que es de entre 10 y 23 CUC, que es la moneda convertible.

Muchos son los niños cubanos que a diario parten a las escuelas sin llevarse un vaso de leche al estómago; sin embargo, muchos campesinos coinciden al asegurar que antes de 1959 adquirir leche no era un problema para los cubanos, porque hasta los más pobres podían acceder a ella sin dificultad.

Otra época de oro de la leche fue la de los años 70; había comida y  leche, y el yogurt, el queso y  la mantequilla eran por  la  libre, “pero aquello se acabó con el derrumbe del campo socialista; era como si todo viniese de allá”, alegó una anciana que dice haber vivido aquella época y la anterior al triunfo revolucionario.

El gobierno de Raúl Castro ha retomado el tema de la leche, y en sus planes y promesas aspira a que todos los cubanos puedan beber un vaso de leche cuando lo deseen; y para ello, desde el 2007, se conformó una nueva estructura con un ambicioso programa. Como es lógico estos nuevos planes se mantienen como una experiencia en estudio, de la cual ahora en vez de abaratarse los precios continúa aumentando.

Lo cierto es que Cuba se ha convertido en el país de los experimentos; tal es así que llevamos más de cinco décadas embobecidos con los planes y las promesas de la dictadura, sin que se vean los resultados, excepto que cada día hay menos de todo y más pobreza.

1 comentario:

Pedro Benitez dijo...

El autor en su articulo habla de el enemigo mas fuerte que tiene la dictadura militar. Enemigo que les hace temblar las rodillas, enemigo que no es la oposición, tampoco la opinión publica internacional, enemigo que no pueden manipular ni erradicar, enemigo que les hace sentir tanto miedo que los manda a defecar con prisa, enemigo que es capaz de barrer con revolución, ejercito, familia Castro y partido comunista, enemigo que se acerca cada día mas y que tiene su nido en Venezuela. El domador de los Castro, el terror que los llevara a su tumba merecida, la inflación

VIDEOS