jueves, 3 de abril de 2014

Desconocen los cubanos derecho de libre expresión


Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.
LA HABANA, 2 de Abril.- Encontrándome en espera de la compra de pescado en un mercado, ocurrió un suceso que afirma la realidad en que viven las personas en nuestro país en materia de Derechos Humanos.
Comento con las personas más cercanas a mí, lo caro que estaba el producto para mi economía, a pesar del aumento de salario que se avecina en el sector de la Salud Publica cubana.
El gobierno en días recientes dio a conocer el salario, soy médico, me expresé en forma coloquial con dos personas cercanas a mí, recibiendo la crítica de un señor pasado de los 70 años que escuchaba, y entrometiéndose en la conversación se refirió a que yo no sería médico si no fuera por este gobierno.
Aquello me llamó la atención y le pregunte el porqué; si era por ser negro, en mi familia estudiaron todos y lo hicieron desde antes de este gobierno. De inmediato otro señor un poco más joven que el anterior, dijo que me callara porque era una ofensa hablar así. Prácticamente se me acercó provocándome, interviniendo otro ciudadano joven, quien dijo que no coincidía conmigo pero que había que respetar mi opinión.
De no ser por él, hubiera tenido que defenderme de aquel individuo.
En países democráticos donde las leyes protegen el derecho de los ciudadanos a la libre expresión y no permiten que las personas callen opiniones distintas o se violente ante opiniones contrarias,los fanáticos son más tolerantes porque serían juzgados de inmediato por las leyes.
Aquí estos elementos recalcitrantes del régimen tienen la protección del Estado, siempre que las acciones se basen en una supuesta defensa al sistema implantado después del año 1959.
Tales son los casos de maltratos a las Damas de Blanco -movimiento de mujeres que exigen la libertad de sus familiares encarcelados por motivos politicos- y a otros opositores que sin poner bombas, ni asesinar personas reclaman pacíficamente sus derechos.

VIDEOS