martes, 8 de abril de 2014

Decepcionados trabajadores cubanos de la Salud


Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 8 de Abril.- En Cuba, a pesar de los cambios anunciados por el gobierno, el personal de la Salud sigue decepcionado debido a que estos no cumplen con las expectativas de los trabajadores del sector.

Recientemente, en el congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) se anunció por el gobernante, Raúl Castro que aumentaría los salarios de los médicos y trabajadores de la Salud en general, lo que la asamblea en pleno aplaudió poniéndose de pie.

Casi un mes después se aprueba por la Asamblea Nacional en sección extraordinaria el mencionado aumento, cuyo honorario mayor para los profesionales más capacitados consistirá en 1600 pesos cubanos al mes, que es el equivalente a 64 dólares.

También, en el espacio televisivo La Mesa Redonda se realizaron dos programas informativos en los cuales se expusieron los cambios en el sistema de Salud que según directivos de ese ministerio, se han llevado a cabo en los últimos años, mencionando entre ellos la mejoría de las condiciones laborales y la disposición más racional de la fuerza de trabajo, unidos al aumento de los sueldos.

Los trabajadores opinan al respecto, que los cambios han sido insuficientes para lograr que no solo se les dé una buena atención a los pacientes, sino lograr en el personal sentirse recompensado de una manera justa  por el aporte brindado a la sociedad para así tener un mayor reconocimiento lo que es sabido, estimula a realizar un esfuerzo superior.

Un médico que no quiso ser identificado por temor a alguna represalia, plantea que lleva 18 años de graduado, es especialista en Medicina General Integral y en oftalmología. Cumplió misión en Venezuela por cinco años. Su sueño es comprarse un auto, y con los salarios devengados le es imposible.

Otro médico, especialista en ortopedia desde hace más de 20 años, alega que él entiende que el problema de la salud no está en aumentar los salarios si no, en que se pueda adquirir con él, porque sí lo aumentaron, pero con ese dinero no puede reparar su vivienda que heredó del padre la cual está en muy mal estado, ni comprar una habitación de las más pequeñas.

Una licenciada en enfermería, residente en una provincias del oriente señala que ni en treinta años de trabajo reuniendo, podría tener un apartamento para poder vivir sola con su hija de dos años y que pensó en ir a una misión a Venezuela para ver si podría lograr sus objetivos, pero como está la situación en ese país y lo poco que pagan, ya había desistido de la idea.

Muchos son los comentarios, no solo entre los trabajadores de este organismo sino también entre la población en general, quienes opinan que las condiciones de estos trabajadores se mantienen muy malas, ya que no cuentan con un transporte adecuado para ir al trabajo, no tienen la alimentación necesaria, tanto en el centro de trabajo como en sus casas, ni se les facilita adquirir un vestuario y calzado apropiado, que se corresponda con su labor.

Por estas razones aún siguen desertando de las filas del gremio, médicos, enfermeras y técnicos que no encuentran trabajando en este medio, la solución a sus necesidades más elementales, y que cada día las ven más distantes de poderlas satisfacer, tomando como solución, laborar en otras cuestiones de menor aporte social pero mejor remuneradas, o marcharse del país.

VIDEOS