miércoles, 5 de marzo de 2014

Sospechosos suicidios en cárceles cubanas


Por Arián Guerra Pérez/ Hablemos Press.

LA HABANA, 5 de Marzo.- A diario las autoridades carcelarias cubanas cometen atrocidades contra los prisioneros, reprimiéndolos violentamente y coaccionándolos con fuertes amenazas para silenciar las denuncias y quejas que éstos formulan a organizaciones independientes de  Derechos Humanos, e incluso estatales. 

César la Cruz Fernández, un reo condenado a 41 años de prisión por haber cometido asesinatos y otros delitos, declaró a Hablemos Press -vía telefónica- que el recluso Michel López Riva, un joven de aproximadamente 20 años de edad, vecino del municipio San Miguel del Padrón, en La Habana, le cortó la cara a Rodolfo, quien es jefe de Grupo en la prisión  La 26, en la provincia Camagüey, por los abusos que este cometía contra él”.

Según Cruz Fernández: “La acción de Michel López fue en defensa propia. El 27 de febrero lo enviaron a una celda de castigo de La 26, y el 3 de marzo apareció muerto en una celda”.  

Las autoridades carcelarias dijeron que López Riva murió la noche del 3 de marzo a causa de una sobredosis de pastillas, pero a muchos  reclusos les resulta sospechoso que después de su traslado a una celda de castigo apareciera muerto, y piensan que fue un suicidio inducido por los guardias de la prisión.

Los familiares de López Riva no respondieron ni el lunes ni martes al teléfono a pesar de los varios intentos que realizó Hablemos Press para conocer su opinión sobre el supuesto suicidio.

Según el prisionero Jardiel Rivero Justo otro recluso apareció muerto en las celdas de la 26 el 4 de marzo.

“Presentaba fracturas en la cabeza, lo cual indica que murió a causa de una golpiza y no de un suicidio”, aseguró Rivero.

Otro recluso, de nombre Yosvani Pérez, fue encontrado de forma muy sospechosa también el día 3 de marzo en las celdas de castigo de la cárcel Kilo 7 de la provincia Camagüey luego que los carceleros le dieran una paliza, informa el prisionero Jesús Ramón Delgado Fernández.

Yosvani era natural del reparto La Fortuna en ciudad de La Habana, el 1 de marzo cumplió tenía 25 años de edad y había recibido visitas con su madre y esposa.

“Aquí los habaneros somos muy discriminados. Lo que hay es un total abuso con los habaneros. Los carceleros te envían a celdas de castigo por reclamar nuestros derechos que no porque estemos condenados por asesinato tenemos que recibir malos tratos”, dijo Fernández, natural de La Habana.

Por su parte, el prisionero Jorge Félix Otero Morales dijo que “los carceleros te quitan el teléfono cuando comienzas a hablar a tus familiares o amigos sobre las condiciones de esta cárcel”.

“Me tuvieron tres meses en celdas de aislamiento, prácticamente desnudo, por hacer declaraciones y tomar un video de aquí adentro, de cómo vivimos los presos -que fue publicado por mi familia en YouTube, dijo Otero Morales.

VIDEOS