miércoles, 12 de marzo de 2014

Periodismo digital contra el tradicional

Por Rodolfo Noda Ortega/ Hablemos Press.

LA HABANA, 12 de Marzo.- Lo novedoso tuvo detractores desde el invento del papel, que se criticó por su destrucción rápida al mojarse. Los nuevos inventos se imponen, logrando leer la prensa deseada desde un teléfono celular.

Pero la digitalización de la noticia y la prontitud de su salida al mundo, por diversas redes, en el universo intangible del ciberespacio, también tiene sus detractores en periodistas, editoriales y dueños de estos medios, que ven el fin de su negocio en la aceptación y desarrollo del internet.

En el papel periódico no se puede ver la imagen y oír el audio que ofrece internet, servicio informático que semestralmente incorpora nuevos receptores, cada vez que alguna compañía saca al mercado pequeños artefactos multipropósito. En ellos se ve el acontecer a cada momento.

La comunicación es directa con estos teléfonos inteligentes, que a la vez son instrumentos periodísticos, porque pueden tomar fotos y grabar la imagen y su sonido. El material, puede ser enviado a miles de personas en cuestión de minutos, y en menos de una hora se conoce el hecho.

La gente que por curiosidad filma y distribuye aquello que llama su atención, se convierte en reportero sin saberlo; pero al que busca la noticia por oficio se le hace más fácil y veloz su labor, siendo innecesarias las laptop, pues se puede redactar y tener las mismas opciones.

La telefonía celular ha hecho mella en la muralla castrista, gracias al trabajo de opositores enfrascados en que se conozca la verdad. Algunas embajadas en Cuba permiten el acceso a  la red de redes, y si bien la conexión es lenta se publican trabajos y fotos no gratos para el gobierno.

Aunque se ven a cubanos con móviles como algo natural, ninguno tiene internet, que es una poderosa arma contra el régimen. Quizá la tecnología elimine a la dictadura izquierdista que amordaza a la prensa imparcial, cuando solo se fabrique telefonía móvil satelital.

El pueblo cubano desea leer y conocer otras opiniones, por el cansancio de la reiteración y engaño de la prensa oficialista. Sin embargo, la población busca los folletos y revistas impresas por agencias independientes no permitidas por el Estado. 

VIDEOS