viernes, 7 de febrero de 2014

Serie del Caribe 2014: Más que críticas… conciencia

Por Daniel Palacios/ Hablemos Press.

LA HABANA, 7 de Febrero.- Tal y como tituló el genial escritor colombiano Gabriel García Márquez, la actuación cubana en la Serie del Caribe de béisbol (SCB-2014), con sede en la localidad venezolana de Islas Margarita fue la crónica de una muerte anunciada.

El regreso de Cuba a uno de los más longevos certámenes beisboleros en el universo, después de una absurda ausencia que se extendió por más de medio siglo,  fue cuanto menos vergonzoso. Pero el bochorno no cae solamente en hombros de los peloteros, quienes al final hicieron las cosas mal en el terreno, sino en todos aquellos que, con la inocencia de un pre-escolar, lanzaron vítores y vieron a los villaclareños como dueños de un puesto en el podio de premiaciones.

Desde personajes tan grises como Higinio Vélez, hasta periodistas como Reynaldo Taladrid, Rodolfo García, Modesto Agüero, entre otros, quienes afrontaron la publicidad y el análisis del evento con una bandera que solamente ellos se la creyeron: Cuba está al nivel de esas ligas y va a la SCB-2014 en igualdad de condiciones.

Lamentablemente, con ellos arrastraron a un importante grupo de cubanos seguidores de la pelota que terminó desencantado, pues la realidad es otra y solo ahora, con los golpes, se aprendió la lección.

¿Hacen falta más sacudidas para aceptar lo inevitable? La prioridad debe estar en abrir la pelota cubana al mundo y viceversa, aunque eso incluya cambiar las fechas y la cantidad de juegos para hacerla una liga de verano y de esta manera priorizar la participación de peloteros cubanos en ligas foráneas.

Asimismo, y ya que General Raúl Modesto Castro Ruz institucionalizó un pseudo-profesionalismo deportivo, permitir la inversión externa e interna en la liga cubana y hacer de la pelota una empresa con buenos dividendos para todos y el inevitable aumento cualitativo de nuestros deportistas. Para los “revolucionarios-conservadores” puede que esto suene fuerte, pero el mundo beisbolero funciona de esa manera, sino eche un vistazo a las naciones que mayor desarrollo han tenido en esta rama.

Si mira hacia Holanda, Japón, Corea del Sur, República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela, México y en menos cuantía Italia y España, y verá que un funcionamiento empresarial ha levantado su béisbol. Es una verdad de Perogrullo, aunque los defensores a ultranza del conservadurismo deportivo castrista se empeñen en navegar por otros mares y mantener el aislamiento.

Y si tiene dudas, lea al tristemente célebre periodista de Granma, Oscar Sánchez, quien terminó su trabajo del jueves 6 de esta manera: “Estamos a tiempo todavía de encaminarnos a la solución de los problemas, aunque nos lleve tiempo o algunos reveses en certámenes de este tipo”. Más clara, ni el agua… seguiremos con la teoría de “trabajar más fuerte en la base y categorías menores” como solución salomónica para elevar la calidad de la pelota cubana.

Así, y podemos decirlo sin miedo a equivocarnos, estamos de antemano condenados a ceder mucho más terreno en la cima del béisbol universal. Y tomen nota, porque ya vamos por el tercer puesto en el ranking mundial de la Federación Internacional y dos Clásicos Mundiales sintiéndonos impotentes.

La tozudez y la enfermiza manía de control absoluto es la base de la Revolución. La pelota no es ajena a esta realidad, por eso los fanáticos deberán hacer de tripas corazón y acostumbrarse a ser segundones donde fuimos reyes un día.

VIDEOS