miércoles, 8 de enero de 2014

Patrimonio cultural bajo el azote del burocratismo

Por Leudis Pérez Laborit/ Hablemos Press.     
 
LA HABANA, 8 de Enero.- El diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), publicó, el pasado 25 de noviembre del 2013, en primera plana, una nota relacionada con lo sucedido en la Gala de Premiación de la XXII Edición del Festival Cuba Danzón. La Comisión Nacional de Monumentos confirió al danzón la condición de Patrimonio Cultural Nacional por sus 130 años de presencia en el acervo cultural cubano.
 
La prestigiosa investigadora de música, María Victoria Oliver, expresó que “uno de los propósitos del evento es procurar que el género asuma su condición de Patrimonio Nacional y logre contextualizarse para mantener su vigencia”.
 
Con respecto a esto, varios integrantes del Círculo de Amigos del Danzón, Hermanos Failde, de la Casa de Cultura de la localidad de Limonar en Matanzas, enfatizaron: “Consideramos meritoria la condición, pero mientras persistan los problemas que tenemos que enfrentar con la Dirección Municipal de Cultura para que se realicen las actividades bailables con agrupaciones musicales, no lograremos alcanzar una mayor promoción artística entre los más jóvenes”.
 
Una destacada trovadora, integrante del Movimiento de Artistas Aficionados, opinó que “la Casa de Cultura, como centro rector de los procesos básicos de creación, apreciación, promoción y divulgación, tiene como objetivo estratégico contribuir al crecimiento espiritual y a la elevación de la calidad de vida de la población mediante varias acciones, y una de ellas es la de salvaguardar la cultura popular tradicional”.
 
“Sin embargo”, -aseguró la destacada trovadora “desde que María del Carmen ocupó la Dirección Municipal de Cultura, comenzaron a surgir los problemas con el danzón; a ella no le gusta ese tipo de bailes; no le pone ninguna atención. A tal punto, que suspendieron un bailable en presencia de una gran cantidad de seguidores de este género, porque a ella se le olvidó crear las condiciones para que la agrupación amenizara la actividad”.
 
Otro de los problemas que está afectando el buen desarrollo de las actividades bailables relacionadas con el Danzón son las pésimas condiciones higiénico-sanitarias.
 
“En una ocasión tuve la desdicha de ver cómo preparaban un refresco en el que habían restos de cucarachas muertas, la cual sacaron del recipiente y luego distribuyeron a las personas presentes en la actividad”, concluyó la trovadora. 

VIDEOS