martes, 28 de enero de 2014

Menoscabo a la dignidad como mecanismo de terror

Por Jorge A. Liriano Linares/ Hablemos Press.


LA HABANA, 28 de Enero.- La desnudez forzada forma parte de los muchos mecanismos de terror e intimidación psicológica  puestos en prácticas por el régimen cubano, una poderosa herramienta empleada como instrumento político para el control de las masas y su sometimiento, método que viola las normas y principios del derecho humanitario Internacional.

En las prisiones de la isla este mecanismo de tortura y degradación moral se emplea con mucha frecuencia contra los presos.

Mediante denuncias efectuadas por el prisionero político Humberto Real Suárez, confinado en el régimen especial de la prisión Kilo 8 en la provincia de Camagüey, conocimos cómo el pasado 15 de enero sus padres resultaron víctimas del menoscabo a la dignidad, al ser humillados sexualmente cuando se personaron a visitarlo.

Según sus declaraciones, sus progenitores fueron obligados a desnudarse, darse la vuelta, ponerse en cuchillas, toser y separarse los glúteos, mientras eran registrados en sus órganos genitales con un detector.

Añadió, además, que la humillación sexual se extendió a niños y niñas que asistían en calidad de visitantes, dando a conocer también que este tipo de vejamen resulta sistemático en este centro penitenciario de máxima seguridad y se justifica como una medida para evitar la entrada de drogas y armas blancas al interior del penal.

La humillación es uno de los más mezquinos y retrógrados métodos de represión empleados por la dictadura militar de los hermanos Castro, muy común en las cárceles y centros de detención policial.

Aún cuando no aparece recogido en los reglamentos, por ser una práctica que viola las normas internacionales para el tratamiento a los detenidos  y reclusos, durante años los presos son sometidos a la desnudes, y es frecuente hacerlos caminar desnudos por los pasillos, confinarlos desnudos en las celdas de aislamiento, obligarlos a hacer cuchillas y escudriñar con detectores sus órganos genitales. Idéntico tratamiento reciben los que efectúan protestas con rechazo alimentario o los que sufren de trastornos mentales e instintos suicidas.

Menoscabar la dignidad de los seres humanos también tiene precedente en las cárceles de mujeres, muchas veces con fines morbosos.

La historia de la humanidad muestra que el uso de la desnudez forzada  es práctica del fascismo y de todo tipo de  régimen  que utilice la degradación de la población como medio para controlarla y someterla; por ello, no debe extrañarse que en Cuba las fuerzas represivas empleen este método, a fin de cuentas fascismo y comunismo son hijos del mismo padre ideológico: El marxismo.

VIDEOS