viernes, 31 de enero de 2014

Créditos para compra de Ollas

Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 31 de enero.-En días pasados los medios de prensa nacionales  informaron sobre la venta de ollas eléctricas  por crédito. Resulta que los almacenes de las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) están abarrotadas de estos electrodomésticos de primera necesidad, por lo que el Estado cubano decidió “facilitar la venta de este producto a la población”.

En el año de la revolución energética Fidel Castro hizo “cambiar” los refrigeradores, que eran mayormente procedentes de la antigua URSS, por nuevos aparatos Chinos -supuestamente menos consumidores-, aunque la realidad es que éstos realmente fueron vendidos por crédito a la mayoría de la población,  y muchos se encuentran pagando la deuda, una deuda que muchos estarán pagando toda la vida.

Por esa fecha, también fueron vendidos otros electrodomésticos con la misma estrategia; entre ellos, se encontraban estas ollas, llamadas también Olla Reina, las cuales eran distribuidas a núcleos familiares a un precio de entre diez y quince dólares.

Los planes de la “revolución energética” se frustraron, como todos los castro-planes; sin embargo, ahora ha comenzado otra versión de las ventas por crédito, y nuevamente aparecieron en el mercado, aunque en esta ocasión al doble del costo anterior, que representa más del doble del salario medio de un cubano, por lo que resulta casi imposible adquirir estos artefactos tan necesarios en la vida moderna.

El gobierno, forzado por la cantidad de estas ollas guardadas en los almacenes de las tiendas y las pocas probabilidades de que se puedan vender, en vez de rebajarles el precio para que los trabajadores puedan adquirirlas, ha cambiado la estrategia, manteniendo los precios, pero concediendo créditos para estimular a los incautos a que  sigan aumentando su deuda con el gobierno.

Esto viene a reforzar el criterio de los que aseguramos que al Estado cubano no le importa lo que resulte en beneficio para los ciudadanos, sino que continua con su vieja política de endeudar cada vez más a los trabajadores, que apenas pueden llegar a fin de mes con sus salarios que, en su mayoría, no sobrepasan los 20 dólares mensuales.

VIDEOS