martes, 21 de enero de 2014

Adulación al extraño y maltrato al coterráneo

Autobuses para turistas. Foto: Francisco Herodes.


Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 21 de Enero.- En Cuba, hace no más de diez años, se permitió a la población acceder a los hoteles. Los ciudadanos, quienes estaban privados de ese derecho hacía más de 50 años, supuestamente vieron la posibilidad de al menos poder entrar en un hotel de su país.

Estos avances en la política, respecto a derechos ciudadanos, no han sido suficientes, pues todavía existen manifestaciones discriminatorias en estos centros y otras instalaciones turísticas del país donde la humillación a los residentes de la isla es muy evidente.

Relata la señora Amarilis Reyes, quien está casada con Mathias Schultze, ciudadano alemán, que estando hospedada en el Hotel Panorama, acompañada de sus hijas, en espera del nuevo año, sufrieron maltratos e insinuaciones sólo por ser cubana y estar casada con un extranjero.

Ella fue asediada constantemente por los custodios del hotel quienes le insinuaban que estaba ejerciendo la prostitución, quejándose en varias ocasiones, y aunque recibió algunas respuestas de satisfacción, seguían molestándola en diferentes turnos, muestra de las costumbres que tienen los cubanos hoy en día de maltratar a sus compatriotas.

Estos extremos se ven fundamentalmente en los centros turísticos, aeropuertos y otros establecimientos de servicio que atienden foráneos. Claro está, a lo largo de más de cincuenta años se ha fomentado en la isla la creencia de que los nativos no aportan divisas para el sustento de la familia; y para el Estado ni siquiera los poderosos tienen representación, pues son esclavos.

Este sentimiento de odio y envidia, provocado por las políticas del Estado, que mantienen a los trabajadores con salarios increíblemente bajos, respecto a sus homólogos en el mundo, por lo que a modo de subsistencia los empleados en sectores privilegiados, como el turismo y los servicios han desarrollado métodos de adulación al extraño y maltrato al coterráneo, sin notar la pérdida de valores que han sufrido. 

VIDEOS