miércoles, 11 de diciembre de 2013

Los hijos desaparecidos de la patria

Por Jorge Alberto Liriano Linares/ Hablemos Press. 

LA HABANA, 11 de Diciembre.- Durante años, y en múltiples ocasiones, en sus alocuciones públicas Fidel Castro aseguró al mundo que en Cuba no existía un solo desaparecido, y mucho menos muertes extrajudiciales o en circunstancias extrañas; por supuesto, aquella fue una más entre tantas mentiras que jamás nadie se atrevió a rebatir, y mucho menos a investigar. 

Desde el 1 de Enero de 1959 hasta la fecha, son miles los desaparecidos en la patria de Martí. El tema es triste y doloroso para la familia cubana. La desaparición misteriosa del Comandante de la Revolución Camilo Cienfuegos todavía corre en la memoria de generación en generación. 

En los últimos meses, el periódico oficialista Tribuna de La Habana viene publicando las fotos y generales de personas desaparecidas, en su mayoría de la tercera edad, como es el caso del ciudadano Berto Soto Martínez, de 73 años de edad, desaparecido desde el 9 de septiembre. 

Otro de los casos de desaparecidos recientemente, publicado en el mismo rotativo, es el de Orestes Federico Pérez Brito, de 81 años de edad, ausente en su hogar desde el 17 de marzo. Sin embargo, según el criterio de una madre desesperada, que hace cuatro años busca desconsoladamente a su hijo desaparecido, “no son todos los desaparecidos que la prensa publica y la policía se dedica a investigar”. Kety Rivera Biotis, es una madre cubana residente en el poblado Las Ovas, en la provincia Pinar del Río, que cada día espera una noticia sobre el paradero de su amado hijo Alfredo Guerra Rivero, quien fuera a cumplir con el Servicio Militar Obligatorio a inicios del 2009 y fue ubicado en la Unidad Militar 1270, conocida por Vaca Muerta, ubicada en San Antonio de los Baños. 

Según cuenta la madre, “a mi hijo, de 18 años de edad, se lo llevaron a la fuerza; él no quería vestirse de verde, ni empuñar un arma; pero las fuerzas Armadas se lo llevaron, amenazándolo con meterlo preso. Nunca regresó, y ni la Unidad Militar ni la policía tienen una respuesta para darnos, pese a que hemos recurrido hasta los más altos niveles del gobierno, la Fiscalía y el alto mando de la FAR”. 

Rivera Biotis asegura que “todo quedó en la impunidad y yo he perdido parte de mi vida, pero nuestro sufrimiento no le interesa a los jefes militares, aun cuando ellos estaban obligados a proteger la vida de mi hijo, porque ellos se lo llevaron a la fuerza”. 

La madre del recluta desaparecido responsabilizó al Jefe de la Unidad Militar 1270, al alto mando de la FAR y a Raúl Castro, quienes no han hecho nada para esclarecer las extrañas circunstancias en las que desapareció su hijo Alfredo y otros jóvenes, porque según supo durante sus pesquisas su hijo no es el único joven desaparecido en esa Unidad, y otras madres buscan desesperadas el paradero de sus hijos. 

La cifra de desaparecidos en Cuba es un secreto muy bien guardado; después de más de medio siglo de dictadura militar son muchas las familias cubanas que sufren en silencio la desaparición de sus hijos, mientras los culpables siguen gozando de absoluta impunidad.

VIDEOS