jueves, 19 de diciembre de 2013

La ONU ve a Cuba con el ojo izquierdo

Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press.

LA HABANA, 19 de Diciembre.- Quienes condenan el embargo que  Estados Unidos mantiene sobre Cuba, tal vez no conocen que los líderes comunistas del régimen cubano han institucionalizado el terror de Estado a través de  las violentas Brigadas de Respuesta Rápida (BRR) engendradas en 1990.

Mientras el informe del embajador Godard de los Estados Unidos ante el plenario de la Asamblea General, el 29 de octubre del 2013, fue aplastante, eventos más sobresalientes, durante el 2012 Estados Unidos ingresó a Cuba unos 2000 millones de dólares por concepto de remesa familiar, y es el mayor proveedor de alimentos y productos agrícolas, unos 600 millones; además de otros 465 millones en la esfera de la salud.

Quienes condenan el embargo, no pueden ofrecer un espaldarazo  al estado de terror que mantiene el régimen cubano contra pacíficos disidentes.

Las BRR, es un grupúsculo formado por oficiales del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE), la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y funcionarios del Partido Comunista que rodean e invaden los hogares de opositores, activistas y periodistas independientes.

Los  amenazan, los acosan y lanzan objetos, violencia de la que no escapa la familia; método para amedrentar al disidente y transportar el terror al vecindario, para que no se sumen al movimiento opositor. 

El Estado se ha vuelto más violento desde que Raúl Castro y los generales usurparon el poder en agosto del 2006, usando la divisa y estilo de las Secciones de Asalto nazis.

ENCARTA, apunta de la institución nazi SA (Sección de Asalto): SA, abreviatura de Sturm Abteilung: cuyos miembros eran conocidos como policía auxiliar, se encargaron de perseguir a judíos, comunistas y socialdemócratas, e intimidar a los votantes en las elecciones, conformadas por veteranos del ejército, la GESTAPO y los miembros del Partido Nazi más ortodoxos.

Las SA se revivieron en las décadas de 1980 y 1990 en algunos grupos neonazis de Alemania y en otros países, entre ellos el Gobierno Castrista, quien ha idealizado la organización.

La Asamblea General,  debe  censurar esta barbarie en pleno siglo XXI y circular en su plenario una Resolución que destaque el engendro castrista. Ningún Gobierno y Estado que se respete y que haya censurado el embargo norteamericano, no  podrá plantarse en una pose de avestruz  ante la barbarie del clan Castro.

El movimiento opositor en Cuba, espera un soplo de fraternidad hacia el pueblo cubano, y parafraseando el discurso del embajador de EE.UU. Godard: “Es necesario un compromiso responsable con las políticas que defiendan el bienestar y los Derechos Humanos del pueblo cubano, y no la de un Gobierno abusador del poder”.

VIDEOS