viernes, 13 de diciembre de 2013

El 10 de Diciembre en mi país


Periodista toman imágenes el Día Internacional de los Derechos Humanos en la Avenida 23. Foto: Daniel Palacios.

Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 13 de Diciembre.- El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, en mi país, las autoridades castristas desplegaron un fuerte operativo con fuerzas conjuntas del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE), la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y las  paramilitares Brigadas de Respuesta Rápida (BRR).

En la zona de la Heladería Coopelia de La Habana, sito en la Avenida 23 y calle L,  y lugares próximos se apostaron los cuerpos represivos para intentar silenciar a todo aquel que se manifestara a favor de los Derechos Humanos.

Grupos de manifestantes (opositores) gritaron a viva voz “VIVAN LOS DERECHOS HUMANOS”, y fueron golpeados y detenidos.

Los reporteros de la prensa oficial que allí se encontraban no recogieron el hecho, pero cuando el pequeño grupo de las BRR comenzó a gritar “Viva Fidel y Raúl” entonces sí hicieron fotos y videos de esa situación ridícula, pues no era el día de los hermanos Castro, sino el Día Internacional de los Derechos Humanos.

A pesar de lo concurrido, el pueblo sólo miraba esa manifestación de hombres y mujeres que se atrevieron, un día como éste, a salir a las calles a reclamar sus derechos, que son los de todos los cubanos.

Nadie se sumó al bando reprimido, ni al bando de los represores, dando muestras de no apoyar ni a unos ni a otros.

El hecho denota que la apatía se ha apoderado del cubano, puesto que lo más importante para él en este momento es subsistir. El instinto de conservación lo ha hecho insensible ante lo que está pasando en el país a causa del mal gobierno.

Por más de 50 años el régimen ha tratado de silenciar a todo aquel que se refiera a los derechos humanos. Las fuerzas represoras desconocen qué son estos derechos y con sólo mencionarlos crea en ellos un estado agresivo hacia todo cubano que haga referencia a ello, ignorando a qué se refieren los agredidos.

Al Estado, con el doble discurso que ha practicado desde hace mucho tiempo, le es conveniente tener a estos represores, a quienes manipulan a su antojo, pudiendo utilizarlos como chivos expiatorios a la hora de ser acusados de violadores de los derechos humanos, siendo los gobernantes quienes conllevan a estos grupos a aptitudes de ese tipo.

La comunidad internacional debe pronunciarse contra la violación de los derechos humanos en Cuba, teniendo en cuenta que la supuesta ayuda solidaria que dice brindar a los pueblos no es más que un ardid para recibir el apoyo de éstos manteniéndose en el poder, esclavizando a sus ciudadanos y expandiendo su política absurda y antidemocrática hacia otras naciones.

VIDEOS