domingo, 22 de diciembre de 2013

De Estado de Sats a Estado de Sitio

Por Pablo Morales Marchán/ Hablemos Press.
LA HABANA, 22 de Diciembre.- A diez días de los sucesos ocurridos frente a la sede de Estado de Sats, en la calle 1ra. #4606 entre 46 y 60 Miramar, municipio Playa, las imágenes del impúdico proceder de las hordas castristas no se borrarán jamás de la memoria de este corresponsal.
Burlé el cerco policial que había cerrado el tránsito automotor y peatonal en la intersección referida, bordeando la costa que comúnmente se conoce como la costa de la calle 70. Caminé sobre el arrecife del lugar y salté varios muros que dividen las instalaciones.
Solo oía el palpitar en el centro de mi pecho, jadeante por el esfuerzo físico y la determinación de lograr mi objetivo. Me embargaban muchas emociones encontradas y me concentré en lo que consideraba que era mi meta en ese momento.
Llegué a un último muro que escalé para entrar a la casa de Antonio Rodiles, director de Estado de Sats, por la parte de la piscina, que está casi siempre vacía. Un muro y una cerca de peerle la separan de ese inmenso mar Caribe que parece siempre dispuesto a reclamar un espacio mayor.
Sorprendí a algunos miembros del equipo de Sats que recién levantados me miraban atónitos y no creían lo que yo acababa de hacer para estar presente en el evento. La mayoría llevaba durmiendo varios días allí en colchones tirados en el piso, ultimando todos los detalles de la actividad y evitar al mismo tiempo ser detenidos por la policía política en sus casas o en la calle.  
Enseguida me puse a tono, y después de intercambiar saludos me integré al grupo y sentí esa energía positiva que animan las buenas causas. Desde la azotea del lugar, algunos tomamos fotos y videos del acto de repudio, las detenciones de los activistas que llegaban cerca de allí y de todo el aparataje policial en función de hacer fracasar la celebración.
Ví niños y adolescentes, ser utilizados por agentes del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE) en contra de nosotros, pacifistas cubanos. Los arengaban con consignas insulsas, poemas y fragmentos de la declaración de los Derechos Humanos, que en boca de esos infantes resultaban grotescos. Muchos de ellos no sabían de qué estaban hablando (Mas bien gritando).
Una mezcla de aturdimiento y repugnancia me invadía mentalmente. Para romper con esa burda manipulación los saludé moviendo la mano derecha, y algunos en su candidez y su libre albedrío innato me respondieron el saludo de la misma manera para sorpresa de los manipuladores de ese show tan deprimente.
De manera sorpresiva me invitaron a participar en el único panel  que se celebró sobre Periodismo Independiente, Derechos Humanos y Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Antonio Rodiles fungió como moderador principal, junto con el bloguero Walfrido López y el periodista independiente Calixto Ramón Martínez Arias.
Fui testigo y actor excepcional, junto a otros demócratas presentes, de aquellos dos días de intensas jornadas cívicas en una fecha tan especial como el día de los Derechos Humanos y el Primer Encuentro de la Sociedad Civil Cubana Independiente en la defensa de sus derechos.
Que nadie se llame a engaño, las evidencias están ahí. Mientras el mundo creía ver buena voluntad de la dictadura de La Habana luego que el presidente norteamericano estrechara la mano al dictador  Raúl Castro, muchos cubanos fuimos reprimidos por exigir nuestros derechos fundamentales.

Como dice el pasaje bíblico: “Por sus frutos los conoceréis”.

1 comentario:

Pedro Benitez dijo...

Con la valentía del corresponsal firme en su profesión, se le hace difícil a una dictadura vulnerable y agotada intentar tapar la boca de los ciudadanos a la fuerza.
Me pregunto que capacidad de respuesta tienen los represores cuando ya sea posible coordinar y sincronizar varias eventos cívicos como el de Estado de SATS en lugares de alta densidad de población, como Centro Habana y el Vedado.
Saludos,

VIDEOS