jueves, 21 de noviembre de 2013

Los que salvan vidas humanas

Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 21 de Noviembre.- En Cuba el personal de la salud representa más del 13% del total de trabajadores del país, o sea que la mayoría de los cubanos tiene un familiar o un amigo que trabaje en este sector.

Es notable que con los salarios y las condiciones de vida que tienen muchos de estos profesionales, a pesar de su sacrificio e interés por brindar una atención esmerada, no puedan cumplir con sus propósitos de entregarse a la profesión como desean y esperan los que necesitan sus servicios.

Los enfermos y familiares que reconocen el trabajo de los médicos, enfermeras, técnicos y otro personal de salud, al parecer desconocen la importancia que tiene el bienestar y confort de estas personas que tratan el sufrimiento humano causado por las enfermedades.

A diario se comenta en las calles, centros laborales, escuelas y otros el deterioro de los hospitales y de la atención medica en general, que ha ido en decadencia en las dos últimas décadas, a medida que ha aumentado el costo de la vida en el país.

Lo cierto es que la mayoría de los cubanos han sufrido la crisis del sistema social impuesto por el gobierno, a quien no parece preocuparle las necesidades que padecen los ciudadanos, y de esta crisis no están exentos los trabajadores de la salud, quienes padecen los mismos problemas y necesidades básicas que agobian a la mayoría, lo que no les permite que desarrollen sus habilidades a plenitud.

A diario, observamos cómo médicos y enfermeras que tienen que atender consultas, llegan tarde a causa de no tener un auto, ni posibilidad de un transporte que los lleve. En muchas ocasiones estos trabajadores  no tienen la posibilidad de un almuerzo o una merienda digna que les permita mantenerse trabajando durante las ocho horas estipuladas, lo que afecta la atención al paciente.

Pudiéramos seguir poniendo ejemplos de cómo esta profunda crisis afecta al personal de la salud en su trabajo cotidiano con los pacientes; es larga la lista de problemas que puedan dar al traste con la vida de un ciudadano que se merece un cuidado esmerado.

El Estado, parece no tener conciencia de lo que representa el bienestar para que esta clase de trabajadores pueda ofrecer una atención profesional de calidad a su pueblo; no se preocupa por cómo viven, dándoles mayor atención y salarios a los trabajadores de los cuerpos represivos, (Fiscalía, Ministerio del Interior, Policía Nacional Revolucionaria y miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias) mientras se olvidan con absoluta irresponsabilidad de los que salvan vidas humanas, trabajadores que pertenecen a uno de los sectores peor atendido del país.

VIDEOS