lunes, 4 de noviembre de 2013

La población cubana en peligro de extinción

Por Jorge Alberto Liriano Linares/ Hablemos Press.

LA HABANA,  4 de Noviembre.- Durante el último decenio decreció la población cubana. La natalidad, una de las más bajas del mundo, tiene mucho que ver en ese negativo saldo; también el permanente éxodo tiene su responsabilidad en ese decrecimiento poblacional.

De acuerdo con algunas de las estadísticas consultadas, fue durante la primera guerra de independencia (1868-1878) que los cubanos perdimos población; pero no es nada extraño que eso ocurra durante una contienda bélica interna; las guerras siempre dañan el curso natural de la vida de las naciones.

Lo curioso es que este fenómeno no se había vuelto a presentar hasta nuestros días. Es cierto que la guerra es la guerra, pero que la población decrezca y envejezca a pasos agigantados porque las mujeres no quieran parir; que no sientan el ánimo de traer al mundo nuevas vidas porque no les sea posible adquirir una canastilla, o un simple y pequeño colchón donde acostar al recién nacido, es algo que va más allá de lo comprensible de una sociedad moderna.

La opinión que he escuchado, de mujeres en plena etapa de fertilidad, convergen en un solo punto: ¿Cómo salir embarazada con lo cara que está la vida en este país y lo alto que están los precios?

Recorriendo las tiendas recaudadoras de divisas comprobamos que la cuna más barata -sin colchón- cuesta $73.00 CUC; los colchones cuestan $80.00 CUC. Previendo que el CUC equivale a 25 pesos moneda nacional (MN), entonces la cuna con su colchón cuestan alrededor de 3, 825.00 pesos MN, que es la moneda con la que el gobierno paga los salarios, que oscilan entre 150.00 y 285.00 pesos mensuales, según informes oficiales.

Las causas de la baja natalidad también pueden atribuírsele a la carencia de viviendas, la alta tasa de divorcio durante el primer año de casados y la frustración sobre las perspectivas de desarrollo económico y crecimiento individual del ciudadano.

Los medios oficiales aseguran que el Estado realiza estudios para modificar la ley sobre la maternidad, con vistas a estimular la fecundidad.

Lo que está bien claro es que la situación demográfica cubana es imposible resolverla con las actuales condiciones sociales, económicas y políticas; para ello, se requiere devolver a los cubanos la confianza que les permita desplegar la capacidad e iniciativas personales; sólo así podrá incrementarse la productividad del trabajo y desarrollar familias sanas, algo que con el actual sistema totalitario resulta imposible alcanzar.

VIDEOS