lunes, 4 de noviembre de 2013

El hambre en Cuba

Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.
LA HABANA, 4 de Noviembre.- El hambre es la sensación física que indica la necesidad de alimentos, y hambriento -según la actualización del concepto emitida recientemente por la Organización Mundial de la Salud- es todo aquel que no puede comer lo que desee, teniendo en cuenta sus hábitos y costumbres.
Los alimentos son necesarios para todos los seres vivos incluyendo a los seres humanos, quienes requieren consumir cantidades adecuadas de proteínas, lípidos, glúcidos, vitaminas y minerales.
En Cuba el hambre ha aumentado y así también el número de hambrientos, quienes a diferencia de los hambrientos en el mundo, son trabajadores, la mayoría muy calificados. Este déficit de alimentación es resultado de los bajos salarios que perciben los ciudadanos.
La mayoría de los cubanos que trabajan para el sector estatal son  mal remunerados; un ejemplo es el salario de los profesionales de la salud quienes perciben un salario de apenas un dólar diario con lo cual, teniendo en cuenta los “subsidios del Estado”, no alcanzaría para tomarse un refresco de producción nacional ni un pan con salchichas.
No mencionemos una comida de las que pudiera comer alguna persona pobre con trabajo, en cualquier lugar del mundo, pues esto sería un lujo para la mayoría del cubano trabajador.
La carne de res es un producto casi prohibido para los ciudadanos, a pesar que en el año 1954 Cuba poseía una res por habitante, y con su pequeño tamaño geográfico ocupaba el tercer lugar en Iberoamérica (tras Argentina y Uruguay) en el consumo de carne per cápita, hasta el año 1959.
Actualmente la situación con la alimentación ha provocado grandes daños a la salud del cubano. Es bien conocido que por la falta de alimentos durante el llamado Período Especial, la aparición de enfermedades carenciales  influyó en la disminución de la estatura en niños nacidos durante este período.
La canasta básica que el Estado menciona en sus discursos sólo es simbólica, pues esta no satisface las necesidades nutricionales de las personas. 
Hace unos días, los medios de prensa oficialistas informaron de la reunificación monetaria y otras medidas, para que esta unificación se haga de forma paulatina. Muchos ciudadanos opinan que esto no va a resolver el problema de la alimentación, porque los salarios seguirán siendo insuficientes y esto mantendrá la dificultad para la compra de los alimentos necesarios.

1 comentario:

Cesar Fernandez D dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

VIDEOS