miércoles, 23 de octubre de 2013

Detienen a líderes de JACU al preparar un congreso para jóvenes

Lilvio Fernández Luis

Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ Hablemos Press.

LA HABANA, 23 de Octubre.- Las autoridades cubanas ordenaron realizarle un registro a la casa de Lilvio Fernández Luis, secretario general de Juventud Activa Cuba Unida (JACU), y “se lo llevaron detenido junto a varios miembros de la organización”, este martes en la mañana, informó su esposa Tatiana López.

Fernández organizaba desde hace varios meses un congreso para jóvenes de la Sociedad Civil, que tendría lugar a partir de este miércoles 23 de Octubre en la capital cubana.

El registro fue realizado, por agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR),  y dirigido por el Departamento de la Seguridad del Estado (DSE), en la casa sede de JACU, situada en la calle Guasimal número 9, entre Santa Fe y Guantánamo, reparto Párraga, en La Habana.

“Se llevaron varios equipos de trabajo, entre ellos computadoras, celulares, cámaras fotográficas; todo lo que se tenía para el Congreso, incluso artículos personales de nuestra casa”, explicó Tatiana, en una llamada telefónica el martes.

Aseguró que agentes de la Seguridad “emplearon la violencia para detener a Lilvio”.

El martes, al llamar al 106, teléfono de las oficinas de información a la población de la PNR, una oficial dijo que Lilvio no aparecía registrado como detenido.

Sin embargo, Tatiana, dijo este miércoles que “Lilvio se encuentra detenido junto a otros activistas en el Vivac”, un Centro de Detención de la Policía Nacional, ubicado en las cercanías del poblado de Calabazar en La Habana.

Fernández había organizado el Congreso discretamente, pero al parecer alguien informó sobre los preparativos.

El abogado Dr. René López Benítez, al ser consultado por Hablemos Press, dijo que tiene conocimiento que Fernández no fue llevado a una Unidad de la Policía, donde debía ser instruido de cargos y explicar cuáles son las causas de su arresto; si no que lo llevaron directamente para un Centro de Detención, lo cual es arbitrario.

En la isla, las autoridades castristas prohíben organizar actividades independientes. Toda manifestación, incluso de la población, es reprimida por la policía política.

VIDEOS