lunes, 16 de septiembre de 2013

Santiago de las Vegas se adorna con basura

Por Rodolfo Noda Ortega/ Hablemos Press.

LA HABANA, 16 de septiembre.-  En las esquinas del poblado de Santiago de las Vegas, en el municipio Rancho Boyeros, al pie de los postes del tendido eléctrico, se acumulan las bolsas de basura.

No existen los contenedores necesarios para verter los desperdicios que se desechan diariamente.

Las javas de nylon hacen montaña hasta que llega el tractor que hala la carreta o el camión recolector de la empresa Comunales.


La deficiencia en este servicio a la higiene ambiental aumenta el número de roedores y mosquitos, lo que incide en el incremento de enfermedades como la lectopirosis y otras aún no erradicadas en Cuba. 

Este pueblo, en las afueras de la capital, casi todo el año llueve. Durante un aguacero las calles se convierten en ríos que arrastran los desperdicios, dejando una estela de suciedad, portando virus, bacterias que se propagan en la localidad. Cuando el río suena….. bolsas trae con el hedor que contamina los pulmones de los vecinos.

Las autoridades sanitarias no intervienen hasta que aparece la epidemia. No sólo se arroja basura en sacos; también arrojan escombros, envases de metal y cartón; animales muertos como gallinas, palomas y otros, sacrificados por los creyentes Yoruba.

Hace más de veinte años que los recipientes para desechos no se ven. En las esquinas se acumulan los residuos de todo lo que eliminan los ciudadanos.  Si un poste tiene la dicha de tener luminaria, se verá la pirámide de los desperdicios en la noche.

Santiago de las Vegas sufre el “fatalismo geográfico” desde 1975, cuando el gobierno le quitó su condición de municipio. De un poblado limpio y organizado -en su gestión de limpieza-, pasó a ser otro sucio y olvidado rincón de los tantos que sigue generando la ineficiencia del socialismo.  

VIDEOS