viernes, 20 de septiembre de 2013

Mercados, vendutas y placitas con nuevas miradas

Por Jorge Alberto Liriano Linares/ Hablemos Press.

LA HABANA, 20 de septiembre.- Es harto conocido que las producciones agrícolas -particularmente las de viandas y vegetales- aún no satisfacen las necesidades del pueblo; sin embargo, no se puede negar que en relación con etapas anteriores se observa un panorama de ofertas más abundante y variado.

La apertura de nuevos locales, y la reapertura de otros que fueron vendutas de barrio y que durante varios años pasaron al olvido, no me dejarán mentir.


Si usted hace un recorrido por la ciudad los encontrará con una novedosa visión del comercio que incluye, en no pocos de ellos, hasta la venta de carne de cerdo.

Hay que sumar, a las vendutas (pequeños locales de barrio), la proliferación de los vendedores ambulantes de esos productos agrícolas, que de una forma u otra contribuyen a descentralizar los grandes mercados donde, por años, se concentró el acopio de estos alimentos.

Esta descentralización no sólo favorece el acercamiento de los productos a la población -en especial, a un grupo de personas que por su edad y otras circunstancias no pueden trasladarse a los grandes mercados-, sino que evita, en gran medida, que las cosechas se pierdan.

No obstante, todavía hay algo que no encaja o quizás encaja demasiado, y son los precios, que cada día se elevan más.

Lo más triste es que el cliente, además de pagarlos, no obtiene a cambio el equivalente en productos, porque el ajuste marañero, las triquiñuelas y demás componendas, entre el dependiente y la balanza, hacen posible que el pobre comprador sea víctima por partida doble, al no recibir todo lo que pagó. 

Este ejemplo de nuevas miradas en los mercados, vendutas y placitas debía extenderse a las pescaderías, pues resulta en extremo contradictorio que vivamos rodeados de mar, y el pescado y los mariscos se hayan desaparecido de la mesa del cubano, tanto o más que la carne de res; no obstante, hay que reconocer que la oferta y la comercialización -en sentido general- han mejorado.

Si el pueblo cuenta con recursos o poder adquisitivo para llegarle al precio de los productos ese es un tema que requiere  otro comentario mucho más triste y doloroso

VIDEOS