miércoles, 25 de septiembre de 2013

Las caras del régimen cubano

Por Pablo Morales Marchán/ Hablemos Press.

LA HABANA,  25 de septiembre.- Todo sistema social funciona con la anuencia de los que obedecen las reglas del juego, o al menos apoyan de manera tácita  la balanza a favor del statu quo.

Muchas veces, se afirma que el cubano es víctima del régimen imperante en la isla, y se soslaya el hecho de que cada cual es dueño de su destino, y a él corresponde decidir si está dispuesto a pagar el precio de la libertad y no dejarse imponer aquello con lo que no está de acuerdo.

El concepto de víctima no funciona entre activistas pacíficos que han decidido denunciar la manera en que muchos cubanos exponen su cobardía, en función de sus intereses personales, y se convierten en lastre para el desarrollo pleno de todas las libertades que pueden traer el desarrollo pleno al país.

La dictadura se granjea el voto forzoso de la mayoría, convirtiéndolos en personas de bajo perfil cívico.

Otra técnica del sistema es desacreditar a los opositores, y a los que emigran y no se rinden al discurso oficialista. En la arena internacional, cultivan cómplices con privilegios en la isla -siempre y cuando se hagan eco en sus países de origen de la doctrina ideológica de los mandamases de la mayor de las Antillas en el Caribe- y son invitados con todos los gastos pagos a participar en actos oficiales, celebrando fechas patrias con cobertura mediática internacional.

Así quedan al descubierto, a grosso modo, algunas de las tantas caretas que usa la dictadura de más larga data en el mundo.

VIDEOS