martes, 3 de septiembre de 2013

La firmeza de un patriota

Fortuni junto a Sabatela. Foto: Archivo de Hablemos Press.

Por Jorge Alberto Liriano Linares/ Hablemos Press.

CAMAGUEY, 3 de septiembre.- El prisionero político Armando Sosa Fortuni se encuentra en estado crítico de salud producto a una diabetes crónica muy avanzada con peligro de perder la visión.


Fortuni, de 71 años de edad, actualmente confinado en la prisión Kilo 9, ubicada en la provincia Camagüey, es uno de los presos políticos que más tiempo lleva actualmente tras los muros carcelarios del régimen, donde ha cumplido 19 años de una condena de 30.

Las prisiones en Cuba funcionan como almacenes o cementerios de hombres vivos; aquí, la única garantía a la vida que se conoce es el maltrato, la tortura, el hambre y las enfermedades. Mi salud está cada día más delicada; entre la diabetes y el desgaste físico por tantos años de encierro, me siento muy afectado, y para colmo me estoy quedando ciego”, aseguró Fortuni.

Fortuni arribó a las costas cubanas el 15 de octubre de 1994, al mando de un grupo guerrillero, con el objetivo de infiltrarse en la zona del Escambray, y desde allí crear un movimiento insurreccional para combatir, mediante la lucha armada, al régimen castro comunista. Desde entonces sufre tras las mazmorras, sin que el tirano perdone su osadía.

Con sus 71 años de edad, este legendario héroe anónimo de la patria mantiene su ideal y asegura, a voz en cuello, continuar sintiéndose un soldado realizado hasta su último aliento.

VIDEOS