lunes, 9 de septiembre de 2013

Jóvenes recluidas son utilizadas como mano de obra barata

Por Denis Noa/ Hablemos Press.

LA HABANA, 9 de septiembre.- Rafaela Puig Drulle, pidie hacer pública su denuncia contra los oficiales del MININT Yosvani Rodríguez Domínguez, Aldemay Ávila Cabrera y Rubén Abreu Hernández al no ser recibida su queja en Unidades de la Policía.

Según refiere Drulle, “estos oficiales detuvieron a mi hija, Anisley Ducases Puig, de 18 años, y a su novio Raidel Troche Reyes mientras realizaban un paseo, como parte de su programa recreativo del verano”.


Ambos jóvenes “fueron arrestados y el mismo día los metieron a la cárcel, acusados de un delito de prostitución”.

Drulle es vecina de calle Reforma número 455, entre Pérez y Rodríguez, barriada de Luyanó, municipio 10 de Octubre, en La Habana, donde vive en pésimas condiciones.

Asegura la denunciante que las autoridades policiales están deteniendo -de forma indiscriminada- a una cantidad cada vez mayor de jovencitas, a quienes acusan de ejercer la prostitución y las encarcelan en una prisión conocida como Campamento Bandera Roja, donde son sometidas a tratos degradantes y utilizadas como mano de obra barata.

Drulle no acepta las acusaciones formuladas contra su hija, a quien considera una joven responsable y seria, que “siempre se ha comportado en correspondencia con los valores morales y éticos en los que yo la he educado”.

VIDEOS