jueves, 5 de septiembre de 2013

Haciendo uso del derecho de expresión III

Por el Pastor José Miguel Ramírez Pérez/ Colabora con Hablemos Press. 

LAS TUNAS, 5 de septiembre.- Tengo ante  mí la carta que Fidel castro le dirigió a los jefes y vicejefes de las delegaciones que vinieron a Cuba con motivo del 60 aniversario del ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. 

Duele mucho, y se siente impotente nuestro corazón, cuando vemos que la persona que nos dominó y destruyó sigue expresándose tan tranquilamente, sin remordimientos de conciencia y sin reconocer todo el mal que nos hizo; describiendo los acontecimientos, en la prensa que paga el contribuyente cubano, como si el pueblo  no tuviera la capacidad para discernir lo que es cierto y lo que no. No puedo responder párrafo por párrafo, por lo que sólo tendré en cuenta la idea central. 


Siguiendo el orden de la carta, le digo a esos dignatarios  -muchos de ellos cómplices del castrismo-, que hoy nuestro pequeño país sigue explotado y sometido por la dictadura que nos impusieron.  

Las palabras de Bolívar, sobre Estados Unidos, son aplicables a su gobierno, que nos tiene sumidos en la miseria en nombre de la soberanía, de la dignidad y toda esa retórica con la que ha pretendido siempre justificar sus falsedades. 

No puede estar en Santiago, pues Dios lo tiene postrado en evidente juicio, y  unas de las pocas verdades  que dijo fue que sus recuerdos e ideas le sirven a él solo. 

Al pasar por el viejo Centro Genético de Producción Lechera sólo vio la frase que dijo el Primero de Mayo del 2000. Lo triste, y a la vez cínico de Fidel Castro, es que no quiso ver, ni describir lo que en realidad importa para el pueblo de Cuba. 

Al ex mandatario no parece importarle cómo se comporta la producción de leche en ese centro de producción, y en decenas de ellos en todo el país, así como vaquerías construidas a toda prisa que no están cumpliendo su objetivo, que es producir alimentos para el pueblo. 

Total, qué importancia puede tener que las enfermedades sigan matando a los niños, ancianos y jóvenes por falta de leche y sus derivados, si a él y su familia nunca les faltó, ni les falta, así como a toda la cúpula gobernante, civil y militar. 

Qué importancia puede tener para él, que es el máximo responsable de la destrucción de la agricultura, de la ganadería, y de toda posibilidad de progreso social, lo que contradice unos de los puntos del programa del Moncada. 

“El ser humano es producto de las leyes que rigen la vida”, dice el anciano dictador; lo que nos lleva a concluir que hoy las conductas negativas en Cuba son frutos de las leyes que nos impuso para que rigieran nuestras vidas. 

Dice que respeta el derecho de los seres humanos a buscar respuestas divinas, preguntas que pueden hacerse, siempre y cuando las mismas no tiendan a justificar el odio y la falta de solidaridad en el seno de nuestra propia especie, error en el que han caído muhasen y otros en diferentes momentos de su historia.   

Yo no sé cómo metió este embrollo, ni a quien se lo endilga, pero si es a la iglesia, él no tiene moral de ninguna índole, porque nadie como él llenó de odio este país, nos dividió, no nos respetó ni nos respeta, y justifica las barbaridades que cometió contra su pueblo diciendo que eran necesarias en ese momento para salvar la revolución. 

La cuarta  parte  de los cubanos está en el exilio, y la mitad de la población cubana quiere huir de su tierra. 

Tiene razón en decir que estamos viviendo increíbles tiempos; lo confirma el hecho de la dictadura que aún vivimos los cubanos.  

En Río de Janeiro habló sobre una especie que estaba en peligro de extinción: el hombre. Yo, cómo cubano, como siervo de Jesucristo, te respondo: tú nos has extinguido la esperanza, la libertad, la identidad; nos llenaste de miedo y nos anulaste como personas. Es interminable el desastre, e inmenso el crimen. 

Sin dudas, todos los cómplices de esta dictadura merecen el más grande desprecio del pueblo; de este pueblo sufrido y agobiado que seguirá luchando para librarse de esta horrible realidad.  

*Coordinador provincial del Movimiento Democrático Cristiano en Las Tunas. 

VIDEOS