lunes, 9 de septiembre de 2013

Ferrocarriles de Cuba pone en peligro a pasajeros

Por Elaine Jiménez Valdés/ Hablemos Press.

LA HABANA, 8 de septiembre.- El mal estado de las vías férreas en la isla amenaza convertirse en otra de las principales causas de muerte generadas por el fracaso de una ideología que ya no puede garantizar ningún beneficio sostenible.

La catastrófica situación de las vía férreas, sobre todo la que presenta la vía de intersección del patio en la Calle Línea, entre Hacendado y Vía Blanca, en La Habana, es una, donde en lo que va de año se han producido 8 descarrilamientos de trenes, de carga y de pasajeros. El último accidente ocurrió el 4 de septiembre.


Delvis Luna, operario que labora en esta Intersección, dijo que en el tren Especial Habana-Santiago de Cuba que se descarriló el 4 de septiembre viajaban más de 600 pasajeros, entre ellos niños menores de edad.

Aseguró que “el estado en que se encuentran estas vías es crítico, y no se le da mantenimiento adecuado, pues no hay recursos para repararlas dice el gobierno, tampoco condiciones laborales”.

En el tren descarrilado el 4 de septiembre “no existen condiciones de seguridad mínimas ni el abastecimiento básico requerido para eventualidades de esta naturaleza”, dijo Luna, y explicó que “las fuerzas policiales y agentes de la Seguridad del Estado acudieron al lugar del accidente porque la situación se tornó más peligrosa cuando al tratar de regresar el coche descarrilado a la vía, utilizando la planta eléctrica que alimenta el aire y las luces de los coches, ésta se salió de la vía, y por encima de esos pasos lineales pasan líneas de Alta Tensión Eléctrica”.

Centenares de vidas son expuestas a diario, como consecuencia del peligro que ofrecen estas vías férreas en mal estado. Foto: Denis Noa.

Alberto Barrios Ramírez, otro operario explicó: “por este Patio pasan 6 líneas con veinte cambios de chucho, y por ella transitan aproximadamente 20 trenes en menos de 24 horas, todos los días, transportando mercancía para las provincias del interior, desde la Terminal Puerto Habana”.



Irresponsabilidad de las autoridades

Ambos operarios coincidieron en afirmar que las autoridades políticas y militares fueron extremadamente irresponsables al dejar a los pasajeros dentro de los coches, a pesar del inmenso peligro que aquello representaba, sobre todo para los menores.

Barrios y Luna, insistieron en destacar la incompetencia y falta de operatividad del oficial de la Seguridad del Estado, nombrado Raimel, a cargo de la operación de rescate, quien no tuvo la autoridad necesaria para tomar una decisión hasta que se comunicó, en horas de la madrugada, con las autoridades del alto mando y éstas lo autorizaron a emplear la grúa.

Pero todo ese tiempo -expresaron los testimoniantes-, se olvidaron de los pasajeros, que tuvieron que esperar en los coches por todo ese aparataje burocrático, desde las seis de la tarde hasta las tres de la madrugada, hora en que decidieron separar los coches y dar la orden para que otro tren los sacara del lugar.

VIDEOS