miércoles, 4 de septiembre de 2013

Errores médicos

Por Eduardo Herrera Durán/ Hablemos Press.

LA HABANA, 4 de septiembre.- Muchas personas conocen que la afección psíquica por tensiones, y la fatiga o cansancio, pueden ser causas de iatrogenias (error médico). En Cuba, el personal médico está muy propenso a cometer estas faltas por las dificultades que afrontan diariamente.

A estas dificultades se suma la  carencia  de recursos y medios para el desempeño de su labor, y la falta de información médica -como la existente en internet-, que no la sustituye Infomed (Portal de Salud Cubano).


Quien sufre esta situación es el pueblo, que sin darse cuenta, en muchas ocasiones es maltratado en las instituciones de salud, donde no se les brinda una atención óptima.

Ejemplos de afectaciones que fueron resultado de las realidades afrontadas por los galenos en nuestro país, son dos pacientes que no revelaron sus nombres por “temor a las medidas que puedan tomar con ellos o los médicos”.

Una señora, de aproximadamente cincuenta años de edad, cuenta que hace unos diez años fue operada en dos ocasiones de columna lumbar, en el Hospital Ortopédico Frank País, provocándole una afección invalidante.

Desde el año 2004 esta paciente se encuentra en espera de un permiso para viajar y ser operada en España, donde su problema supuestamente tiene solución. Ella también refiere que cada día se le hace más difícil poder moverse.

A otra paciente que fue operada, en una primera ocasión, de un quiste de ovario, en el Hospital Ginecológico América Arias (Maternidad de Línea), le perforaron el colon, sin que el cirujano se percatara del daño causado por su negligencia.

Según refiere la paciente, “después de varios días con molestias fui llevada al Hospital Universitario Calixto García, donde me diagnosticaron una peritonitis y hubo que hacerme una colostomía”. Seis  meses después, le fue restablecido el tránsito intestinal.

La ginecóloga que la operó por primera vez fue sancionada, a pesar de no haber sido denunciada por la paciente, que luego de escuchar el testimonio de la doctora, sobre sus problemas con el transporte y  la escuela de sus hijas, decidió no agravar más la tragedia cotidiana de la cirujana.

La paciente agradece al Dr. Baldoquín, cirujano del Calixto García, por haberla tratado con tanta pericia y amabilidad, y culpa al gobierno de no preocuparse por mejorar las condiciones de vida y laborales de todos aquellos que tratan con la vida humana,  a quienes les está agradecida, a pesar de que sufrió un daño en esa ocasión.

VIDEOS