miércoles, 18 de septiembre de 2013

Desalojan a familias de la antigua prisión André Voisin

Por Arian Guerra Pérez/ Hablemos Press.     

MAYABEQUE, 18 de septiembre.- Más de cincuenta familias fueron desalojadas por fuerzas de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) después de haber ocupado las instalaciones de la antigua prisión André Voisin donde pretendían vivir.

Durante 10 años los habitantes del poblado La Riva, a unos dos kilómetros de la prisión, se habían dirigido al delegado del Poder Popular para plantearle la necesidad que tenían de adquirir una vivienda, debido a las malas condiciones que presentan las suyas construidas con guano y tablas de palma.


El delegado, máxima autoridad de la zona,  respondió que no tenía autorización para acceder a las instalaciones de la prisión, pero que les preguntaría a los organismos de la Dirección Provincial de Vivienda. Al no obtener una respuesta decidieron meterse en la edificación, sin previa autorización.

La antigua prisión está situada a unos 26 kilómetros al sur del municipio Güines, actual provincia Mayabeque.

Estas familias, entre ellas madres con niños inválidos, ocuparon sin autorización la edificación; media hora después apareció la Policía en autos patrulleros y carros jaulas, y desalojó por la fuerza a todo el personal.

Las autoridades carcelarias abandonaron la prisión debido a las constantes quejas de familiares de los reclusos ante organismos nacionales e internacionales por la incesante plaga de mosquitos que los agobiaba.

Ciudadanos que viven en barrios aledaños a la prisión dijeron que los desalojados buscan mejorar su vida habitando estos locales que quedaron abandonados y que pueden ser aprovechados a pesar de la plaga de mosquitos.

Según el vice delegado Leonel Hernández, “hasta la fecha las autoridades superiores no han ofrecido respuesta a la comunidad sobre lo que harán con el local después de pasar a propiedad de la dirección municipal de la vivienda”.

Jandy Fernández, uno de los desalojados, aseveró  que si él recibía un terreno o un local lo repararía con su esfuerzo propio, a pesar de que con el salario tan bajo que recibe por su trabajo, es difícil adquirir los productos que venden en las entidades.

Un saco de cemento de 100 libras tiene un costo de 112 pesos y los bloques de barro hasta 22 pesos la unidad. En la isla el pago mensual a un trabajador es de 448 pesos (equivalentes a 18 dólares) de acuerdo a las estadísticas oficiales.

En estos poblados cercanos a la Riva existen locales abandonados con el mismo concepto de que un día fueron escuelas y algunas funcionan como cárceles.

“La Dirección Provincial de Vivienda visitó el local para hacer una inversión donde concluyeron que el lugar no tiene condiciones para reconstruir, que era mejor demoler y hacerlo nuevo”, dijo una fuente que no quiso que se mencionara su nombre por temor a represalias.

Decenas de desalojos documentados

El Director del Centro de Información Hablemos Press, Roberto de Jesús Guerra,  quien lleva a cabo un registro, ha documentado en este año 763 desalojos ocurridos en diferentes partes del país, con mayor intensidad en las provincias La Habana, Mayabeque, Holguín y Guantánamo.

El periódico Granma, Órgano Oficial del Comité  Central, no da a conocer a la opinión pública estos hechos y niega que en la Isla se desaloje a los ciudadanos.

Estadísticas oficiales

La Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba (ONE) ha registrado el plan de construcción de viviendas en varios años. Entre el 2008 y 2010 fueron terminadas 113,761 unidades. Esta cifra es  insuficiente en la reconstrucción de viviendas, destruidas por la falta de mantenimiento, los fenómenos atmosféricos y el desgaste del tiempo.    
  
Los huracanes que azotaron la Isla en 2008 afectaron a 647,110 viviendas, de las cuales 84,737 se derrumbaron, según la ONE, y en el primer semestre del 2011 terminaron solamente 12, 037 unidades, de ellas 1,788, menos que el año anterior.     

Directivos de la vivienda nacional, que participaron en el programa Mesa Redonda, aseguraron que Cuba trazó a finales del 2005 unas 150,000 casas por terminar con un costo de 1,167 millones de dólares, y que los fenómeno que más afectan son los huracanes, el embargo Estadounidense y la crisis en Europa del Este.

Cuba ha presentado en los últimos 10 años un déficit habitacional de un millón de viviendas. El paso del huracán Sandy en el 2012  destruyó 150, 000 moradas, de ellas 17,000 en Santiago de Cuba y Holguín.

VIDEOS