martes, 27 de agosto de 2013

Policía utiliza métodos de coacción durante arrestos en el Parque Central

Por William Cacer/ Hablemos Press.

LA HABANA, 27 de agosto.- En la tarde del jueves 22, más de una decena de activistas fueron detenidos violentamente por agentes represivos castristas en las cercanías del Parque Central, en el municipio Centro Habana de esta capital.

Los activistas, la mayoría miembros del Partido Cuba Independiente y Democrática (CID), habían acordado encontrarse, como cada jueves a las 5:00 pm, para conversar sobre temas cívicos e intercambiar opiniones de carácter político.

“Yo iba pasando frente al capitolio cuando fui interceptado por dos esbirros de la tiranía que se abalanzaron contra mí violentamente, colocándome las esposas muy apretadas y metiéndome a empujones en un carro patrullero, donde me obligaron a doblarme sobre mis rodillas mientras un oficial dejaba caer todo el peso de su cuerpo sobre mí, comentó Pavel Herrera Hernández.

Según Herrera Hernández, lo condujeron hasta una carretera solitaria, cerca de Pinar del Río, donde lo bajaron brutalmente, y lo abandonaron en el lugar sin carné de identidad y sin dinero para regresar”.

El régimen de La Habana, ha agotado su viejo y polvoriento discurso político, sus promesas de prosperidad y su llamado a la población para que mantengan la fe en lo que la cúpula verde olivo llama revolución; y para ello sigue apelando a la violencia, la tortura y los tratos crueles e inhumanos.

“Me pidieron el carné de identidad, y sin mucho protocolo me esposaron con las manos detrás y me obligaron a acostarme boca abajo en el piso del patrullero (vehículo número 858), conducido por un uniformado con placa 04558; luego, dos policías de civil se sentaron y me pusieron sus botas encima durante el incomodo viaje hasta la carretera monumental, donde me bajaron y me golpearon en el estómago, antes de quitarme las esposas y dejarme tirado en la cuneta bajo un torrencial aguacero” -explicó Giannis Cabrera Pérez.

La llamada batalla de ideas, orquestada por el ex mandatario cubano Fidel Castro, es una guerra perdida en medio de la miseria y la corrupción en que se ha hundido la nación. En los últimos meses, el régimen militar del General Raúl Castro ha intensificado los arrestos arbitrarios y violentos.

El activista Rafael González Ruiz, fue detenido en la calle Monserrate, esquina Teniente Rey, a las 3:40 pm cuando se dirigía -como cada jueves- a la peña literaria de la cual es líder y promotor.

“Me interceptaron tres agentes de la Seguridad del Estado; me pidieron el Carnet de Identidad, y seguidamente me tomaron por el brazo, me lo doblaron y me esposaron. Mientras me subían al patrullero me golpearon en la espalda, mientras uno de ellos me decía: “O te quitas de la contrarrevolución o te quitamos a la fuerza”. Más tarde fui abandonado en Santa María del Mar, a varios kilómetros de la Capital”.

Algunos de los disidentes agredidos por la policía nos mostraron las marcas en el cuerpo, y ofrecieron su testimonio sobre el horror que sufrieron la tarde del 22 de Agosto.

Herrera Hernández, mostró un certificado médico donde le reflejan una tendinitis, en ambos brazos, que le impide trabajar por 15 días, según el criterio del especialista.

Por su parte, Armando Peraza Hernández, presidente de la Asociación de Jóvenes por la Democracia en de la provincia Pinar del Río, narra su amarga experiencia vivida.

“Fui detenido junto a Julio Antonio Ramírez, y otro muchacho amigo suyo, por un grupo de 5 hombres -entre policías y agentes de la Seguridad del Estado- que de una manera brutal nos empujaron contra el Patrullero 685, donde fuimos trasladados a varios puntos de la capital”.

Ramírez, gritó: “somos gente pacífica, no somos delincuentes; queremos una Cuba libre”, y esa osadía le costó varias patadas que le propinó uno de los agentes de la Seguridad del Estado, Nos dijo Peraza Hernández.

“Qué tiene que suceder para que la ONU ponga freno a este régimen,  el mismo que asesinó a 41 personas, incluyendo varios niños, en el remolcador 13 de marzo; el mismo que pulverizó en pleno vuelo a cuatro pilotos de la organización humanitaria Hermanos al Rescate, y el mismo que ha cubierto de luto y miseria a mi país” -comentó Yoeldi Jiménez Cabrera, otro de los arrestados.

El gobernante partido comunista (único reconocido oficialmente), ha llevado a la isla a un colapso total; a una especie de cáncer en fase de no retorno, tanto en lo social, lo económico y lo político.

Cada vez es más difícil encontrar a un oficial con nivel cultural, pues existe una predominante brutalidad e ignorancia. Y como dijera el filósofo Francés Barón de Holbach, “un militar sin cultura, por muy valiente que sea, siempre será inútil y despreciable en la paz”.

VIDEOS