lunes, 19 de agosto de 2013

La mujer y la violencia mediática

                                                     
Por Zahira Castro/ Hablemos Press.

LA HABANA, 19 de agosto.- Hace  unos meses, el Ministro de Cultura habló sobre el contenido de las canciones, llamadas reguetoneras, que disfrutan mucho la juventud de estos tiempos. No es menos cierto que su música es contagiosa, pero hay que ponerle atención a la letra: ¡Por favor, qué horror!

Según Lilibet de Castro y Carmen del Castro, en su obra “mujer y violencia”, “este comportamiento denigra la imagen de la mujer, haciendo de ella  un objeto sexual”, ya que “a través de este tipo de violencia, se reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación cada día”.

Qué tipo de educación está recibiendo la nueva generación, si con sólo meses de nacido, están escuchando temas como “Quimba pa que suene”, “eres loca sexual” o “ya no tienes el toto en la mano, sino en un cartucho”; y los niños, que son como esponjas, lo absorben todo y el subconsciente le trabajará así.

En el futuro, cuando esos niños sean hombres no verán a la mujer como lo que es, sino como lo ha guiado, tanto su familia como el sistema que pensó darle un arreglo a la situación, pero en nada ha cambiado, y la calidad de las letras musicales se siguen degradando.

El hecho de tener libertad de expresión, palabras e ideas no significa que haya que humillar a la mujer, como si fuéramos sólo un objeto sexual.

Ya no cantan Hormiguita Retozona o El patio de mi casa -ninguna canción infantil- sino esos módulos modernos que sin darnos cuenta también enseñamos a nuestros niños, garantizando que el día de mañana continúe el maltrato a las mujeres.

VIDEOS