jueves, 15 de agosto de 2013

Carta al director de Hablemos Press

Melena del Sur, Mayabeque.

Señor Roberto de Jesús: Me dirijo a usted con mis palabras, ya que no encuentro las palabras adecuadas para plantearle nuestra situación.

Primero que el día 20 del mes de marzo 2013, a las 9:50 minutos del día mencionado, fui detenido por el segundo jefe de la PNR de Melena del Sur, en unión de otros tres policía, donde yo andaba con mi esposa lo cual me dirigía a buscar mi comida ya que andaba evadido de un campamento y no podía llegar a mi casa ni tampoco podía mandar a mi esposa por que la querían meter presa solo por el hecho de ser mi mujer.


Cuando llegue al lugar donde esperaría a mi familia para poder comer algo yo y mi esposa, de la yerba detrás de una escuela salieron los policías, incluyendo al jefe de la policía que se hace llamar Cándido.

Cuando salieron ellos de la oscuridad, empujaron a mi esposa hasta caer ella al piso y me empezaron a dar golpe a mí con las estofa hasta que me tiraron para el suelo y se pasaron más de 30 minutos dándome golpes mientras mi esposa lloraba y pedía de favor que no me dieran mas, y producto a esos golpes me hincharon las dos piernas donde me pase 9 días sin poder pararme y con la pistola me dieron en la pierna izquierda hasta producirme una lección de perforarme el “FEMU” con un hueco de 6 centímetros lo cual en tres días se negaron en darme asistencia médica, hasta que después cogieron miedo y asediaron llevarme al hospital y el médico dijo que debían tirarme placas porque el hueso debía estar perforado, además de poder tener fractura en la otra pierna porque estaba muy hinchada y negra de los golpes.

También me produjeron un derrame de sangre en el ojo derecho por los golpes desde ese lugar en presencia de mi esposa. Me llevaron arrastrándome con una esposa puesta en una mano, hasta donde había un carro particular, lo cual me hicieron una herida en la mano derecha en el dedo pulgar casi en la palma de la mano de 8 centímetros lo cual hoy día 16 de julio, todavía padezco de esa herida y del hueco que tengo en la pierna que no me sana.

En la policía cogió mi caso una instructora llamada Yanelis y Elio Candentey, ellos sin importarles mi dolor, trataron de amenazarme con levantarme causa con atentado y resistencia, si yo acusaba a los que les dieron golpe. También encerraron a mi esposa, de 23 años de edad, sin imputarles que ella estaba y hasta enferma de los nervios donde sufrió dos ataques en el calabozo y al otro día fue que le dieron atención medica.

La instructora y Candentey  me obligaron a que asumiera el delito de robo con fuerza del poblado de lechuga, porque si no soltarían a mi mujer y me dijeron que la llevarían para Mazorra si se volvía loca.

También detuvieron a un amigo porque gracias a él yo en algunas ocasiones pude bañarme y descansar en su casa porque ya le digo que andaba fugado, a él lo detienen y como él tiene una niña de 2 añitos, lo amenazaron con también meter presa a su mujer sin importarle su hija y le dijeron que tenía que decir que el también tuvo participación en ese robo. Candentey le enseño su esposa y le dijo que ella iba para el calabozo con mi esposa hasta que él se confesara culpable.

Yo aun así como no evadir mi responsabilidad, reconocí mi participación en el delito para que soltaran a mi esposa y a mi sobrino que es retrasado mental y también lo detuvieron para que yo me confesara culpable de ese delito y otros mas que no había hecho. Así tomaron represaría con mi  amigo y lo hicieron que se echara culpa de algo que él no iso y sin embargo el que participo conmigo en el único delito que yo cometí que es Andrés de la Paz, alias el Nene nunca lo llamaron a declarar solo porque según Candentey es informante de ellos y lo quiere fuera de esto.

No obstante anterior a esto fuimos entrevistados por un fiscal que amenazo a Pedro Julio Zulueta Rojas, mi amigo y le dijo que iba a meter presa a su mujer al igual que a la mía si no se echaba la culpa del delito que yo había cometido con el nene. Esas fueron sus palabras.

La instructora también le dijo a Pedro Julio Zulueta Rojas que ya ella lo había metido preso una vez sin pruebas y sin petición ni abogado y sin derecho a nada donde el cumplió, de prisión por que ella no quiso que le quitaran la acusación que el tenia ya que todo había sido un mal entendido.

Después de ellos lograr su objetivo donde lograron mi declaración y que julio se hiciera responsable de un delito que no cometió fue que soltaron a la esposa de Nelson, donde esta aun enferma de los nervios, por el mal momento que paso, sin haber cometido delito alguno y lo más importante de esta historia es que ni siquiera les importo que la esposa de Nelson estaba embarazada y de nada sirvió su estado para que la maltrataran de esta forma donde esta fue empujada ofendida y humillada.

También quisieron culparnos de muchas cosas, pero sin pruebas ni argumento solo son amenazas y chantajes con nuestra familia.

Ahora quiero que tomen en cuenta que producto a estas informaciones, puedan tomar algunas represarías con nuestras esposas y familias, al igual que con nosotros ya que siempre ha sucedido eso, lo cual nos quitan pabellones visitas y lo que es peor nos trasladan lejísimos donde nuestra familia no pueda casi visitarnos. Solo por el hecho de decir la verdad de algunas cosas que se cometen a diario tanto como en nosotros, como en demás personas.

Quien les escribe: Nelson Torres Osorio y el inocente obligado a ser culpable Pedro Julio Zulueta Rojas desde la Prisión Melena II.

Gracias. 

VIDEOS