viernes, 26 de julio de 2013

Cuba y Corea del Norte, jugando a los escondidos

Por Mario Hechavarria Driggs/ Hablemos Press.


La Habana.- De las  noticias de última hora, nada nuevo hasta que los inspectores enviados a Panamá ofrezcan su dictamen. Podemos hacernos algunas preguntas e intentar responderlas, despejando el asunto de su matiz novelesco, para acercarnos a la cruda realidad.

¿Tiene Cuba en la actualidad acuerdos políticos militares con alguna de las  potencias enemigas de los  Estados Unidos? La respuesta es, no sabemos.

Por lo menos en los últimos veinticinco años nuestro país no ha recibido armamento de gran impacto ofensivo o defensivo. Lo último que se recuerda fue un lote de 12 MIG-29, enviados en tiempos de Gorbachov, quien cumplía acuerdos anteriores a su mandato.

De ahí en adelante se impuso la obligatoriedad de pagar los suministros, algo imposible para el país, por lo demás envuelto en un complicado litigio con Rusia en torno a la abultada deuda con esa nación, heredera de los compromisos hechos por la desaparecida Unión Soviética.

Conclusión primera: El gobierno cubano dice la verdad, otra cosa no puede decir, al menos cuando declara sobre la calidad, origen y otros datos de las armas detectadas en el barco norcoreano cuando cruzaba el canal de Panamá.

Pero…¿Por qué esconder el alijo de 240 toneladas, si al parecer se trata de un arsenal relativamente pequeño y fuera de servicio? Evidentemente porque era transportado en un mercante de la Corea comunista. Ya se conoce como andan las cosas entre Washington y Pyongyang.

La pregunta clave es, ¿Cuál es la razón de tan arriesgado acuerdo entre Cuba y Corea del Norte? Las autoridades de La Habana conocen bien los peligros que surgirían al hacerlo, ¿Por qué lo hicieron? No creo sinceramente que las reparaciones previstas sean un aporte decisivo a la capacidad defensiva del país antillano. Personalmente creo que  hay algo escondido.

Nos queda pensar en motivaciones políticas con una fachada militar de bajo impacto. Los dos países tienen una larga amistad desde los tiempos de Kim Il Sung, relación que desean refrendar ante las narices de su proclamado enemigo eterno, los Estados Unidos.

No nos es dable un análisis de precios, pero tal vez el lote azucarero pagaría las reparaciones militares, aportando una ayuda extra a un país en franca crisis alimentaria. Quizás fue un gesto de los norcoreanos ante la oferta cubana en materia de un producto energético de gran valor como lo es el Azúcar.

Ahora nos queda el espectáculo mediático. Vendrán inspectores de la ONU, declaraciones diplomáticas, amenazas y advertencias. No sabemos si finalmente las armas serán devueltas junto con el azúcar, rumbo a su destino final.

Lo cierto es que los empecinados hijos de la generación KIM cuentan con misiles de alcance medio, centenares de aviones de combate y ojivas atómicas. Para nada precisan de viejos cacharros soviéticos.

A pesar de esta realidad, Corea del Norte continua impertérrita, sin abandonar su programa nuclear, inclusive le avisa a Washington cuando decide realizar un nuevo experimento.

La  sangre no llegará al río, pero.. hay que estar alerta, recuerden el refrán.    ¨Más sabe el diablo por viejo que por diablo¨. Y los  líderes cubanos  ya están muy viejos.

Acabo de exponerles la cruda realidad, lamento mucho decepcionar a los amantes de las telenovelas. No tengo especial afición por el género.

VIDEOS