jueves, 13 de junio de 2013

Lo que se avecina, entre julio y septiembre

Por Alina de Omni*.

La Habana, 13 de Junio.- Cuba, un eterno verano. Playa, sol, mojito y por qué no unas cervecitas bien frías. Hace dos semanas aproximadamente estuve disfrutando junto a unos amigos de las inmensas playas del este. Playa Tropicoco, calientica el agua y mucho sol, todo muy bien, a pesar de que no estamos en época de playa, podemos disfrutar y sentir esa cubanía. 

Todo mezclado. Un arcoíris de colores. El vendedor de los ricos tamalitos de Olga. La abuelita que nos vende el saladito maní. Otros jóvenes  nos ofertan chicharritas de coditos, pan con timba, pellis, galleticas, algunas que otra fruta tropical. 

Muchas personas en la playa. De todos los colores y todas las edades. Un día magnifico para solearse,  siempre llega la hora del fin. 

La retirada, la hora de irnos. Quizás para muchos parezca algo normal que cuando salgamos de las playas las paradas estén llenas. Setenta mil personas no son fáciles de transportar.

Las paradas de ómnibus estas rebosadas. Esto siempre es así, por la falta de guaguas (autobuses), y bueno…….los problemas del transporte que llevamos por cruz, ya más de cuarenta años.

Imagínense cientos y cientos de personas  jóvenes, niños, adultos y abuelitos, saliendo de las playas a la misma hora. Hay que ver como las paradas se convierten en tribunas, en escenarios, en largos desfiles de nuestra composición social.

Los amigos boteros “haciendo el pan. Aprovechándose de las circunstancia para subir los precios, aunque se dice que no hay dinero, ninguno sale vacio a su ruta, es un dolor de cabeza poder montarse en  estos antiguos carros americanos, entrados a nuestra isla entre 1948 y el 1959, estos “almendrones” como muchos le llamamos por sus formas curvas,  son una buena opción para los que tienen un nivel de vida económico más elevado, esta opción es una de las 3 o 4 que existen para salir del Este habanero, se puede salir en camioncitos de 5 pesos, esos camiones de cargar alimentos, objetos  de gran pesos, animales como vacas y caballos, etc., ahora transformados por la inventiva del cubano para cargar personal. Rústicos y sucios siempre, pero resolviendo un gran  problema.

Otra opción es la del transporte público, un fenómeno digno de analizar y tratar de darle una solución, de la primera parada, que está en Peñas Altas, Guanabo, Habana del Este, a la parada del Trébol, Tropicoco hay entre 6 o 7, todas muy llenas, pasaron 4 guaguas, 2 camioncitos y alrededor de 150 almendrones, nada paraba,  personas en las puertas y casi en los techos de las guaguas, el tiempo pasa y pasa, y decidimos irnos hasta  la primera parada, caminamos todos Guanabo buscando una parada menos llenas, todas iguales, gritería, broncas, cansancio, música muy alta, botellas rotas, todo esto no es nada comparado a lo que podamos ver en esa primera parada de la ruta de la 400, que sale de Guanabo y termina en La Habana, esa parada estaba que parecía que iban a tocar Los Van Van, o que estaban dando pasajes  gratis para abandonar el país, el mínimo de personas era de 1500  aproximadamente, sin contar los 40 o 50 policías que estaban tratando de mantener el orden público, tratando,  se me quedo la cara tiesa de asombro, al ver como el pueblo cubano se le enfrenta ya a los oficiales, defendiendo sus derechos como ciudadanos, no fue una personas, no fueron dos ni tres, fueron muchas las personas que vi reclamarles en tono muy alto a los policías y a los choferes, es un abuso lo que pasa en esta primera parada, se supone que las guaguas salgan del paradero vacía, es lo lógico, pero no, está ya viene  con más de 10 personas,  las respuestas de los choferes y las  autoridades es que son trabajadores de la empresa,  todos sabemos que esto es una mentira, que quizás sean 2 del personal de la empresa, las 8 personas restantes son víctimas de la corrupción y la desesperación, de estar en esa oscura parada por más de 5 horas de pie y no lograr llegar a sus casas, de querer llegar a su casa con vida y protegerse de tantas broncas, botellas partidas, y de los bastonazos de los policías. 

El pueblo gritándole corruptos, me sorprendió mucho la acción de los jóvenes como firmaban todo con sus celulares y le gritaban a los policías, lo estamos firmando todo, abusadores, es un avance para esta sociedad que estamos viviendo hoy, llena de delitos y corrupción por parte de las autoridades, que el pueblo está despertando, que no nos quedemos callados ante los fraudes y las malas manipulaciones por parte de estas, defender nuestros derechos no es delito, si están para cuidar y proteger el orden público, cuídenlo bien, no sé, si sea bueno o malo que ya no se respete a las oficiales, pues siempre están los oportunistas que se aprovechan de todo este desorden para hacer de las suyas, la calle está muy mala, no sé cuál será la causa concreta de la situación actual que provoque tanta violencia,  hay muchos casos de violencia ocurridos por estos días, creo que si ponen un poco mas de guaguas no se acumula tanto personal y es menos el desorden público, menos tragedia, menos corrupción, creo que lo que se avecina, para los meses de julio, agosto y septiembre no va a ser nada fácil, me da miedo, así empiezan las guerras civiles.

*Productora. Fotógrafa, Performer. Activista civil. Productora General de Acetato producciones.

VIDEOS