miércoles, 12 de junio de 2013

Las lluvias que nos son fuente de vida

Por Ernesto Aquino/ Hablemos Press.

La Habana, 12  de Junio.- El mes de Mayo parece haberle entregado a Junio un capital de calamidades naturales, para que tenga que asumir la responsabilidad por los derrumbes que inevitablemente se produjeron como consecuencia de las continuas lluvias que están afectando la parte occidental de la isla; y sobre todo, la ciudad de La Habana.

Pero en Cuba, todos sabemos quiénes son los únicos responsables de esos lamentables infortunios.

Se va un año y entra otro; el gobierno engrasa la maquinaria de sus aburridas letanías sobre el cumplimiento de sus programas de solidaridad con los “países necesitados”; mientras, el pueblo cubano
-los que apoyan el socialismo, los que están en contra y los indiferentes, todos- se despierta y se acuesta con la incertidumbre de no saber si logrará alcanzar el día siguiente.

Y dentro de esa gran muchedumbre de víctimas, están las familias que viven en edificaciones declaradas inhabitables (porque la indolencia del gobierno jamás las reparó), o en un estado de deterioro que demanda una reparación capital urgente; familias numerosas cuyo núcleo está formado, en su mayoría, por niños y ancianos, que ante estos fenómenos meteorológicos caracterizados -sobre todo- por las frecuentes y persistentes lluvias, en lo menos que piensan es en los beneficios que las aguas le pueden traer a la agricultura.

Cuestión de intereses; y claro, también de vida o muerte. 

VIDEOS