sábado, 11 de mayo de 2013

Si lo asaltan en La Habana no grite "!policía!" sino "viva y abajo"

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.
La Habana, 12 de Mayo.- El periodista independiente Carlos Ríos Otero relata que aparentemente se libró en la calle de un asalto cuando dio gritos que espantaron a sus presuntos atracadores, pero sus voces no fueron llamados a la policía sino "!Viva los Derechos Humanos! !Abajo Fidel!"
Este aporte a la defensa personal, ocurrió cerca de la medianoche del 30 de abril al 1ro de mayo cuando Ríos regresaba a su hogar por la Calzada de Diez de Octubre, sin alumbrado público, y creyó intentaban atracarlo.
Ésta  y otras calzadas del siglo XIX de La Habana, por su falta casi total de alumbrado y sus aceras estrechas, portales con columnatas y solitarias puertas de cocheras y de escaleras, son escenario de asaltos por parte de grupos de jóvenes que golpean al transeúnte y le roban dinero y lo desnudan.
Generalmente, enmascaran el asalto como una reyerta.
Particularmente peligroso es el tramo de varias cuadras cercanas a la esquina de Toyo, donde Carlos Ríos creyó que lo esperaban y luego lo seguían tres jóvenes de raza negra que intentaron atraerlo pidiéndole fuego, a lo cual se negó, y luego lo provocaron con burlas.

El periodista independiente cree que lo libró  transitar por el medio de la calzada a la vista e iluminación de ómnibus que pasaban en esos momentos en lugar de internarse en los portales, y que sus gritos "tabú" asustaron a los presuntos malhechores.
Relata Ríos: "Parece que les quitó ocasión y los puso en duda el que yo caminara por la calle. Ya cerca del sector de la policía (cuartelillo) que está en Diez de Octubre y Enamorados, grité dos veces "!Policía!" Uno de los jóvenes me dijo despectivamente: "¿Por qué llamas a la Policía?"; entonces pensé en la opinión general y testimonios de que los policías se hacen los sordos cuando uno pide auxilio, no acuden o se van por otra calle por miedo, y que en cambio si acuden si el problema es político, y entonces grité: "! Vivan los Derechos Humanos! !Abajo Fidel!" y oí a uno de los jóvenes decir: "Vámonos, que éste está loco". De todas formas no salió ningún policía; pero, aunque me dé pena por Fidel, que más abajo de lo que está ya no puede estar, fue lo que se me ocurrió y me resolvió el problema."
!Cosas de Carlos Ríos! Pero broma suya o historia real, ya sabe, evite las calzadas de noche y si lo asaltan en La Habana no desperdicie su tiempo en gritar "!Auxilio Policía!"
Porque eso espanta a los uniformados; grite algo subversivo que espantará a sus atacantes porque sí podrá atraer policías y peores problemas que asalto con agresión.
 Aunque estas voces, emparentadas con la leyenda de artes marciales sobre "el grito que mata o paraliza", tal vez pueda atraerle más de los que los asaltantes y usted mismo desearían. 

VIDEOS