miércoles, 15 de mayo de 2013

Protestas, desalojos y abuso de poder en Guanabo

Por William Cácer Díaz/ Hablemos Press.

La Habana, 13 de Mayo.- Más de 80 personas, incluyendo niños vestidos de uniforme escolar, fueron interceptados por la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), en la mañana del pasado día 6 de mayo, para impedir que realizaran una protesta frente a la Plaza de la Revolución, donde radica el Consejo de Estado.

La intersección ocurrió en el Punto de Control de la PNR de Bacuranao cuando las personas se dirigían, en un ómnibus de la ruta 400 que cubre el tramo Guanabo-La Habana, al Consejo de Estado para protestar por un desalojo masivo del que fueron víctima.

La Policía desvió la guagua (ómnibus) para la sede del Poder Popular de Guanabo donde nos dieron una charla que no nos convenció, pero nos prometieron que se iba a analizar el caso del desalojo, y que en los próximos días nos legalizarían las viviendas”, dijo Rosa Ortega.

Dos días antes, estas personas, que residían en el caserío Los Tanques, ubicado en Calle 17, entre 412 y final del reparto Peñas Altas, en Guanabo, habían sido desalojadas por la PNR, que obró bajo las órdenes del Gobierno y la Dirección Municipal de la Vivienda de Habana del Este, y sus viviendas fueron demolidas con bulldozer.

Los desalojados, que forman 27 familias, despertaron en la mañana del día 4 sorprendidos por un gran despliegue policial.

Según vecinos del lugar, el caserío amaneció cercado por más de 120 policías y militares de las tropas élites del ejército, llamados Avispas Negras, en camiones y carros patrulleros; una brigada de demoliciones con tres bulldozer y carros grúas; médicos y enfermeras en ambulancias, el personal de la Vivienda y dirigentes del Gobierno…entre otros.

Cuando amaneció, comenzaron ante la vista de los indefensos pobladores uno de los más crueles y despiadados desalojos que yo haya visto”, destacó Rigoberto Cutiño, un vecino del lugar.

La demolición comenzó con las casas de las familias más pobres, las cuales eran de madera.

Las bulldozer comenzaron tumbando las casas de madera, después pasaron a levantar los cimientos de las que aun estaban en construcción y por último, derribaron las que ya estaban a la altura de arquitrabe o terminadas. Todas estas viviendas fueron construidas con esfuerzo propio, según testimonios de los vecinos.

Las líneas telefónicas fueron interrumpidas y se les prohibió a los presentes tomar imágenes.

Cuando saqué mi teléfono celular para llamar a un vecino que estaba para La Habana y le estaban demoliendo su casa, me percaté que mi teléfono estaba sin servicio. Las demás personas también estaban sin comunicación. No pudimos llamar a nadie, y al que sacara una cámara fotográfica se lo llevaban preso”, dijo entre lágrimas una de las afectadas.

Aunque muchos de los desalojados llevaban más de 10 años viviendo en esos hogares, una de las trabajadoras de Vivienda, que participó en el desalojo, dijo que “hacia más de 15 días que estas personas habían sido alertadas para que retornaran a su lugar de origen, porque esas construcciones eran ilegales y serian demolidas”.

Mientras se desarrollaba el desalojo, el Delegado del Poder Popular de la localidad, llamado Abraham, trató de llegar al lugar para impedir lo que estaba sucediendo, pero fue interceptado por oficiales del ejército que le gritaron: ¡vallase de aquí, que usted no es nadie!

Varios vecinos y curiosos que llegaron para presenciar lo que ocurría, criticaron la actitud de la primera secretaria del, gobernante y único, Partido Comunista de Cuba (PCC) del municipio, que de manera muy grotesca les gritaba a los vecinos que se fueran del lugar.

Este poblado está rodeado de marabú y sobre el diente de perro, a más de 30 kilómetros de la ciudad más cercana y de cualquier hospital ¿Por qué nos sacan de aquí? ¿Adónde vamos a ir con nuestros niños pequeños? ¿Por qué nos hacen esto? Se preguntaba una joven.

Aunque el gobierno alega que en Cuba no hay desalojo, y a estas acciones les llaman extracciones y forman parte de las nuevas reformas del presidente cubano Raúl Castro, la agencia de prensa independiente Hablemos Press ha reportado en lo que va de año, más de 700 desalojos o “extracciones”.

En vallas colocadas, a orillas de las carreteras, por la propaganda del PCC se pueden leer letreros que dicen: “Nuestros cambios son para más socialismo”, por lo que no pocos cubanos piensan que no hay esperanza de prosperidad en la Cuba de los hermanos Castro.

VIDEOS