martes, 21 de mayo de 2013

Peleas de perros en las calles de La Habana

Por Jaime Leygonier/Hablemos Press.
 
La Habana, 21  de mayo.- Desde los años 90, los vecinos de La Habana ven ocasionalmente -en plena vía pública- el espectáculo de peleas de perros; y cotidianamente, el entrenamiento de perros para esos eventos, motivo de disgusto para muchos -particularmente las señoras- y de indiferencia para otros, particularmente los policías.
 
Cualquier calle de barrio o parque algo retirado, sirve para que un grupo (casi siempre de desocupados) se reúna a pelear perros, y la policía del área no actúa por negligencia y por miedo.
 
Los dueños de estos perros, de raza inconfundible por sus grandes mandíbulas y cabezas, los hacen correr atados a sus bicicletas por cualquier calle o parque mordiendo sacos.
 
Quien escribe, vio entrenar a un perro cuyo amo le ordenaba sostenerse en vilo agarrado por la mordida, a un saco que había colgado de la rama de un árbol, en uno de los parques de Agua Dulce y Diez de Octubre, La Habana, a la vista de una estación policial; mientras cinco policías, desde el otro lado de la calle Vía Blanca, contemplaban indiferentes el desagradable espectáculo.
 
La loma de la iglesia de Jesús del Monte, ubicada en la barriada de Luyanó, es uno de los sitios donde con relativa frecuencia se conciertan estas peleas, que reúnen durante media hora entre 20 y 80 apostadores, aficionados y niños curiosos. Allí, se llevó a cabo una de esas peleas el domingo 19 de mayo, a las 12 meridiano

VIDEOS