viernes, 3 de mayo de 2013

"Lie to me" castrista en examen sobre Derechos Humanos (II Parte)

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.

La Habana, 3 de Mayo.- Los propagandistas de Castro's recitan que en Cuba todo está bien, con pequeños problemitas que las autoridades resuelven gallardamente según las leyes y con mucho "humanismo".

Pero los cubanos sabemos por experiencia de la inutilidad de todas las gestiones, cartas, denuncias, ruegos, amenazas, citas de leyes de nuestra parte y de artículos violados del Código Penal, ante tribunales, Fiscalías, Fiscalía General de la República, Ministerio de Justicia, Asamblea del Poder Popular, periódicos, Fidel Castro y Raúl Castro.

Nada resuelve, el sistema está diseñado para preservar el Poder para un selecto club y que los abusados, enajenados, se aburran de denunciar ante las autoridades y se retiren con sus agravios.

Muchos, tal vez todos, los opositores pacíficos y periodistas independientes, antes de serlo, empezamos consultando los códigos de "leyes revolucionarias" para, inútilmente, escribir quejas y sufrir a cambio injusticias de ese sistema anti-sociedad.

Ahora, otra vez será carnaval en Ginebra. Otra vez los torturadores se maquillan la sonrisa y los jueces parciales se revisten con toga como puras  vestales, festival de sofismas, disfraces  que en nada los ocultan ante el pueblo.

Cuando más perseguían en Cuba a los creyentes e iglesias, la delegación de Castro's  ante Ginebra incluía año tras año a Cintio Vitier y Fina García Marruz, matrimonio muy católico, literatos y profesores distinguidos, quienes allí mentían que los creyentes no eran discriminados en Cuba.

Ahora una mestiza con cargo demostrará que no hay discriminación racial.
Siguen en pié los sofismas de que los Derechos Humanos son "relativos", "interpretables", el Estado, "según peculiaridades nacionales"  los niega a los individuos para dárselos a "las masas", "no existe sociedad perfecta pero comparados con otros estamos mejor", "es una campaña mediática contra Cuba".

País donde  "masas" e individuos están de acuerdo en ser oprimidos, autorizaron libremente al gobierno a que los oprima, le prueban su amor con grandes desfiles -idea soviética de como "demostrar" total apoyo popular- y los extranjeros deben respetar esa tan peculiar soberanía.

Ahora reconocen lunares -cuestión de "debilidades", "herencia del pasado" y "apreciaciones" de que sea tortura lo que no es tortura sino "algún trato degradante"- que solucionarán con pequeños ajustes porque su sistema  "es justo": Un negar y minimizar el problema que garantiza su eternización y falta de voluntad de cambio.

El 1ro de mayo, en Ginebra, el canciller Bruno Parrilla, inventándose una "Cuba" que no existe, mintió, con cara impasible en medio de las caras tensas de su séquito.

Pero como decía Lenin: No importa cuán obstinados en sus errores sean los hombres, "los hechos son más obstinados". Enfrentan  oratoria hueca oficial vs. Hechos: Abundan testimonios documentados sobre el reinado del crimen impune en Cuba.

Estos tramposos suspenderán el examen, !pero hace décadas que lo suspenden y el crimen sigue reinando! Por otro hecho desfavorable: La ONU, nacida para impedir las dictaduras y hacer cumplir la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se ha convertido en un sindicato de dictadores con "derecho al respeto a la libre determinación".

En consecuencia, los sofistas justifican que lo negro es blanco, la peste buen olor, Cuba espera y sufre, el mundo libre -también culpable- mira para otra parte y, por ello, el castrismo hace metástasis "bolivariana" en América.

VIDEOS