viernes, 3 de mayo de 2013

"Lie to me" castrista en examen sobre Derechos Humanos (I Parte)

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.


La Habana, 3 de Mayo.- Continúa en TV y prensa plana cubanas el derroche de mentiras sobre el cumplimiento de los Derechos Humanos en Cuba, preparación para el examen periódico de la ONU en Ginebra sobre tan sensible tema.

En el programa televisivo Mesa Redonda, del jueves 25 de abril, altos funcionarios declararon que lo negro es blanco y la peste buen olor, con balbuceos y lenguaje gestual  desmentidores de su discurso que darían gusto al protagonista de la serie detectivesca "Miénteme" ("Lie to me").

"Miénteme" lo exhibe la TV el mismo jueves, y en martes, y el público, interesado por ese ingenioso doctor que descubre a los criminales por sus gestos y lenguaje corporal, no pudo sino comparar.

Comparecieron -mintieron- el 25, el Vice fiscal general de la República, el Vicepresidente del Tribunal Supremo Popular, la Vice ministra del Ministerio de Justicia, y la Directora del Instituto del Libro.

"Los número 1", aparentemente estaban ocupados y mandaron a dar la cara a sus "número 2". Y las mujeres quedaron sobresalientes en aplomo mientras los varones suspendían.

El Vicepresidente del Tribunal Supremo Popular (ficción de órgano parlamentario cubano) Oscar Siliera, gagueaba sin ser tartamudo.

Sobre utópicas "recurribilidad de sanciones", "presunción de inocencia", derecho a "recursos hasta el Tribunal Supremo", "garantías procesales", "abogado defensor" y, al igual que todos, no mostró casos concretos ni cifras de soluciones favorables a los quejosos.

Sacaba la lengua para humedecerse los labios o tragar en seco, involuntario gesto de quienes mienten. Anoté que lo hizo una vez al decir "justicia" y, otra, en "gozan de autoridad moral".

El Vice fiscal Rafael Pino, balbuceaba y mostraba mirada huidiza, bajando la vista o rodeando la mirada al declarar, por ejemplo: que la Fiscalía General era la institución encargada de procesar violaciones de los Derechos Humanos.

"Nuestro sistema de salud/…/ con todas sus bondades está presente" (en las prisiones). Reconoció que en el Código Penal no existe la figura de tortura, pero que "son aplicables otras" (no dijo cuáles ni mencionó un solo caso de castigo a torturadores) dijo: En Cuba no hay tortura "ahora, que pasa"/…/ "algunos tratos degradantes"/…/"puede darse alguna apreciación…".

!Y el cuento de que existen "el debido proceso" e independencia de los jueces! En país donde no es "apreciación" sino realidad que la abogacía fue aniquilada hasta convertirla en ritual simbólico.

La Viceministra de justicia, Rosa Charro, lejos de traicionarse con los tics de mentirosos de los "vices" masculinos, las soltó gordas sin inmutarse.

Dijo que en Cuba no solamente se han cumplido siempre los Derechos Humanos sino que "por solidaridad, humanismo, ha ayudado al triunfo del desarrollo de los Derechos Humanos en África, en América Latina" -alusión a guerras geopolíticas y guerrillerismo que ensangrentaron a dos continentes.

La directora del Instituto del Libro, quien viajará a Ginebra con la delegación gubernamental, habló de "los derechos culturales" y la moderadora resaltó la importancia de su piel oscura: Una mestiza que ocupa cargo y por tanto en Cuba no existe discriminación racial.

Sobre el racismo concedieron que "hay estereotipos heredados, debilidades, batallas que librar";  en Derechos Humanos  "Cuba tiene mucho que trabajar, pero mucho que exhibir y de que enorgullecerse".

Pero si por decir lo mismo que estos "vices" nos metían presos por "contrarrevolucionarios", o nos arresta la Seguridad del Estado para amenazarnos "por mentir" que en Cuba ocurren violaciones de los Derechos Humanos y que hay racismo.

Ahora los "2" (por mandato del "número 1") lo reconocen edulcorado, comprensivos con las debilidades humanas "heredadas" y optimistas de que es poca cosa y se arreglará.

Ellos que tienen explicación buena para toda acusación y se dicen cumplidores de los Derechos  Humanos, ¿cómo explican que la Policía confisque por "contrarrevolucionarios" los folletos  de la Declaración Universal y arreste  a quien grite "! Vivan los derechos humanos!"?

Y, ¿por qué moviliza turbas parapoliciales que alteran el orden, acosan, amenazan de muerte y agreden a activistas por los DD.HH y sus familias?
Y,! a estas alturas!, para el Código Penal no existen tortura, ni violaciones de Derechos Humanos,  !ni Derechos Humanos!, ni acoso, y si mañana  lo escribieran (como han escrito otras leyes por pura propaganda)no lo cumplirán porque necesitan esa impunidad en la violencia para continuar en el Poder.

Ni existen los mecanismos legales para impedir esas violaciones ni los pocos que existen los aplican las autoridades, porque éstas son los violadores o sus cómplices. Coexisten  totalitarismo y anarquía.

!Si los jefes y policías no cumplen ni las leyes del tránsito, que se sienten poderosos violando, y existe en vano -pues la policía y los tribunales se niegan a aplicarla- legislación sobre problemas elementales como la prohibición de molestar con música  a alto volumen o destruirle el techo al vecino de los bajos!

Y sobre la violencia doméstica y, en casos de divorcio, los derechos de los menores a la protección y a mantener comunicación  con el padre con quien no conviva, dos problemas sociales muy frecuentes existen leyes al respecto pero jamás las aplican los tribunales.

!Que queda para los atropellos de todo tipo por parte de policías y autoridades arbitrarias! Atropellos que emanan desde lo más alto y son esencia del Poder. En Cuba todos somos culpables hasta que no se demuestra lo contrario (y aun entonces) y todo inocente puede ser procesado.

Acusado desde "arriba a abajo", !claro! que "de abajo a arriba" no funciona: "Es escupir para arriba", dice el pueblo.     (Continuará).

VIDEOS