viernes, 10 de mayo de 2013

Departamentos del Ministerio del Interior piden que no se divulgue caso de niña desaparecida


Por Calixto Ramón Martínez Arias/ Hablemos Press.

La Habana, 10 de Mayo.- La Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y el Departamento Técnico de Investigaciones (DTI) tratan de impedir que se divulgue  la desaparición, desde el pasado 26 de abril, de  Nathaly Pérez Díaz, de 10 años de edad, con domicilio en  Calle 24 número 6130 entre 61 y 63 Reparto Torriente, municipio Cotorro, la Habana.

Nathaly es reportada como desaparecida desde el 26 de abril que no regresó de la escuela y  tras la búsqueda, ese día   por sus familiares,  apareciera su mochila, con los libros y el uniforme dentro, abandonada en un barrio cercano, llamado El Alecrín.
Se sospecha que la menor haya sido raptada por César Eduardo Araujo Pérez, de aproximadamente 30 años de edad, un depredador sexual de menores que mantenía vínculos familiares con la niña.
 
Araujo Pérez, hace aproximadamente siete años, cumplió una sanción de dos años de privación de libertad  por violar a una niña de  10 años de edad y, estuvo casado con la abuela de Nathaly hasta el fallecimiento de la señora. Entre ambos se encargaban de la crianza de Nathaly, que nació en prisión mientras la mamá cumplía sanción.

Niurka Luque Álvarez, Dama de Blanco y activista de derechos humanos, quien es vecina de la  niña, explicó que a Araujo lo dan como sospechoso porque, según el testimonio de  otros  vecinos, maestros y compañeritos de estudios, el día anterior a la desaparición fue visto merodeando cerca de la casa y por las inmediaciones del Centro Escolar donde estudia la niña y alguien escuchó cuando le  gritaba un recado”.

“Una Vecina me  asegura que ella escuchó cuando Araujo le gritó a Nathaly: ¡acuérdate de lo de mañana, que no se te olvide la hora ni el lugar!  Y que la niña le contestó que estaba bien”, le manifestó a Luque, Mariela Díaz, mamá de la niña.
Los familiares de Nathaly, le  comunicaron a Luque, que ellos denunciaron el caso a la PNR y ante la incompetencia de estos plantearon quejas ante el Departamento de Atención a la Ciudadanía que  radica en la Plaza de la Revolución y en el de 100 y Aldabó del municipio Rancho Boyeros.
José Luis, un capitán que fue enviado por el  Departamento de la Plaza de la Revolución, a raíz de  la queja formulada,  les orientó que presentaran el caso  ante el Canal Habana para que lo divulgaran.

“Nosotros fuimos nuevamente a la Unidad de la PNR con la intención de entrevistarnos con el Departamento que atiende a menores y estos, juntos a los funcionarios del DTI nos pidieron que no  divulgáramos el caso   y que lo mantuviéramos en secreto”, dijeron los familiares de la niña a Luque Álvarez.

William Cacer Díaz, foto-reportero  de Hablemos Press, se personó en el domicilio de la menor donde le confirmaron la desaparición y la impedimenta de la Policía para que se divulgue el caso.  

“Los familiares de la niña, habían puesto una foto en el policlínico con la intención de que si alguien la veía se comunicara con ellos  y una trabajadora de ese centro me aseguró que la policía  retiró la fotografía”, afirmó el foto-reportero.
Ante una interrogante formulada a un agente de la PNR, sobre el porqué de la negativa a la divulgación de noticias ante casos como este, explicó que “esto se hace con el fin de evitar que cunda el pánico entre la población, mientras la Policía trabaja el asunto en secreto y así evitar que el culpable se ponga alerta”.

VIDEOS