sábado, 11 de mayo de 2013

Abandono médico a preso con deficiencia mental

Por Ernesto Aquino/ Hablemos Press.

La Habana, 11 de Mayo.- Las autoridades médicas abandonan a su suerte a un recluso con padecimientos siquiátricos severos.

El prisionero político Alexander Roberto Fernández Rico, recluido en la cárcel vieja de Holguín, denunció -vía telefónica- los tratos abusivos de que está siendo víctima el recluso Carlos Oliva Oramas.

Oliva Oramas, quien lleva 8 años encarcelado, padece serios trastornos siquiátricos y ha estado hospitalizado reiteradas veces en el Hospital Siquiátrico de La Habana.

“Como consecuencia de sus problemas mentales, este recluso se orina y se defeca en los pantalones, o lo hace donde primero le parezca”, informó Fernández Rico, y aseguró: “El deterioro mental de Carlos Oliva lo incapacita para realizar conscientemente hasta sus necesidades más básicas, como bañarse y comer, ya que la realización de estas actividades dependen mucho de los breves contactos que a veces tiene con la realidad. Físicamente, presenta un aspecto deplorable; sin embargo, las autoridades médicas no le ofrecen ninguna asistencia que pueda aliviar su precario estado de salud”.
 
Alexander Roberto Fernández Rico, es un prisionero político cuadripléjico e invidente que sufre constantes abusos y maltratos físicos y sicológicos -por parte de las autoridades carcelarias-, como consecuencia de sus denuncias sobre los crímenes que se cometen en el interior de las prisiones cubanas.

A pesar de su deteriorado estado de salud, Fernández Rico es un ejemplo de solidaridad y hermandad con todos los encarcelados que sufren maltratos crueles y degradantes. 

VIDEOS