lunes, 29 de abril de 2013

Villalobos y PSUV, potencia tiranía vitalicia del clan Castro

Por Carlos Ríos/ Hablemos Press.

La Habana, 28 de Abril.- La victoria pírrica del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), liderado por los tres Villalobos: Maduro, Cabello y Jaua, favorece a la era del “raulato”,  para transitar hacia la Octava Legislatura 2013-2018; y el clan Castro tratará de imponer a sus herederos en otra farsa electoral para una Novena Legislatura 2018-2023; al estilo de la Korea de los Kim; si es que se estable otro ciclo chavista en Venezuela.

Cuba, a partir de 1998, cuando Hugo Chávez llegó al poder, en pago del apoyo por su candidatura y campaña electoral, facilitó petróleo causi gratis a su mentor Fidel Castro, y hasta hoy ha apuntalando a un régimen déspota, que se encuentra  viviendo de forma parásita al igual que subsistió de la Unión Soviética en la temporada de la guerra fría.

Hoy, Cuba revende en el mercado mundial el 60 % del petróleo que le suministra Venezuela. 

Los tres Villalobos, son los destacados líderes del nuevo ciclo de un chavismo violento, que trata por todos los medios de perpetuarse en el poder, al igual que el castrismo.

Cuando Chávez se hallaba en su lecho de muerte en La Habana, los tres Villalobos usaron la imagen del ex teniente coronel, desinformando a los venezolanos, que éste se encontraba vivito y coleando, lanzando un tropel de mentiras,  pero en esencia ya realizaban campaña electoral explotando el icono  del muerto y el arraigo de cierta simpatía hacia Chávez.

Los Villalobos cultivaron una rabiosa demagogia y abuso del poder, insertada a los más bajos instinto del ser humano, el cinismo y ser ladino.

Se tiene prueba que desde que Chávez lanzó su socialismo irrevocable, la propaganda se construía en la editorial del Consejo de Estado de la República de Cuba, al estilo del DOR (Departamento de Orientación Revolucionaria), un engendro propagandístico castrista para convertir la mentira en verdad, ver foto, ejemplo: Sí por Chávez.

Apoyar a los tres Villalobos, implica que los venezolanos quieran ver:

-la capital en ruinas, y más del 50 % de los suelos agrícolas invadidos por el bosque plaga marabú; sobrevivir subalimentados, con las nuevas generaciones afectadas en su desarrollo anatómico, como sucede en las nuevas generaciones cubanas.
-asesinar las libertades fundamentales, bajo la corrupción del estado.
-buscar un enemigo exterior para justificar el desastre administrativo.
-la  justicia en manos de tribunales revolucionarios, etapa de indefensión y condenas por convicción y estado de peligrosidad perenne contra los opositores.
-destrucción de la infraestructura principal y un déficit de más de un millón de viviendas.
-más del 20 % de los nacionales a la diáspora, y una nación dividida.
-regalar las riquezas nacionales, para buscar influencia de líderes regionales en detrimento y extorsión del nivel de vida de los nacionales.
-organizar grupúsculos para implantar el terror, como las castristas Brigadas de Repuesta Rápida -émulas a las Secciones de Asalto del Partido Nazi-, que secuestran y rodean los hogares de la disidencia pacífica, con la anuencia de las autoridades.

Entonces, si quieren un estalinismo tropical e instalar un modelo totalitario a imagen y semejanza del Clan Castro, pues bien, entonces apoyen los diez puntos de Chávez   (léase, por los tres Villalobos: Maduro, Cabello y Jaua).

En fin, destruir una nación.

VIDEOS