martes, 30 de abril de 2013

Pueblo contento, según TV cubana

Por Gerardo Younel Avila Perdomo/ Hablemos Press.


La Habana, 30 de Abril.- Haciendo uso de todos los medios de comunicación oficial, el gobierno cubano anuncia la marcha para celebrar el día internacional del trabajo.

A pesar del creciente número de desempleados, la televisión muestra imágenes de todo un pueblo contento y conforme con las decisiones tomadas por los dirigentes.

En el 2009, el presidente Raúl Castro anunció en la Asamblea Nacional, la necesidad de reducir puestos de trabajo en todas las empresas; esto, abarcó hasta el sector turístico.

Los más afectados por estas medidas fueron los obreros -por el cierre de las fábricas-; pero ese año, mostraron al mundo una marcha interminable de trabajadores que portaban pancartas con la consigna “Viva la CTC (Central de Trabajadores de Cuba) y el socialismo”.

Estos sucesos, fueron trasmitidos a través del espacio Mesa Redonda Internacional y la emisora Radio Cuba. Sin embargo, la prensa independiente realizó entrevistas en la calle y constató una realidad diferente.

Ángel Azón, ex trabajador de la Empresa de confituras (La Estrella), comentó: “yo trabajé durante 30 años en esa fábrica, y un día -sin previo aviso- nos reunieron en una oficina y nos informaron que a partir del día siguiente la fábrica sería clausurada”.

Azón, asegura “me encuentro entre los afortunados, pues fui reubicado en otra empresa confitera, no todos mis compañeros corrieron la misma suerte; algunos, fueron ubicados como custodios de empresas sin que tuvieran experiencia en ese tipo de trabajo”.

En otra entrevista, realizada en el año 2011 en la fábrica de frazadas de piso del municipio capitalino Cotorro, un funcionario que dijo llamarse Anselmo, y se identificó como jefe del Partido Comunista de dicha entidad, justificó el cierre de esa empresa diciendo que “este Centro ha tenido que cerrar por falta de materia prima”.

En otro momento de su declaración, Anselmo afirmó que "los trabajadores estamos de acuerdo con la decisión tomada por la dirección de la revolución”.

Anselmo quien se mantiene en la misma fábrica, ahora convertida en almacenes, aseguró que él velaría por los intereses del socialismo.

Alain Hernández, un joven de 26 años de edad, confiesa “asistiré a la marcha del primero de mayo, para pasar un rato entretenido con las muchachas de las universidades que asisten al acto, ya que no tengo dólares para ir a una discoteca”.


1 comentario:

Ranulfo Ramirez dijo...

Vivir hoy es lo unico que les permiten , sonar o pensar en un futuro mejor es proivido , el mundo entero sabe que eso es imposible donde existen dictaduras .

VIDEOS