lunes, 29 de abril de 2013

Muere histórico, artífice del gobierno secreto del clan Castro

Escalinatas de Universida La Habana fueron esparcidas las cenizas




Por Carlos Ríos/ Hablemos Press.

La Habana, 28 de Abril.- Alfredo Guevara, murió el pasado 19 de abril a los 87 años de edad, y el sábado 20 sus cenizas fueron esparcidas en la escalinata de la Universidad de La Habana, por deseos del finado, graduado en esa universidad, a finales de la década de 1940, en la carrera de Filosofía y Letras.

Según del propio Guevara: “él fue quien encaminó a Fidel Castro hacia el conocimiento de la teoría del Marxismo-Leninismo, interesándolo en la lectura de libros que guardaba  en su pequeña biblioteca hogareña, en la barriada habanera de San Leopoldo, cuando aún eran estudiantes de la universidad; luego,  siguieron unidos en la década de 1950 en su lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista y Saldivar, 1952-1958”.

Guevara, fue fundador y director del ICAIC (Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos). También, instituyó la Escuela de Cine, Radio y Televisión,   promotor del Nuevo Cine Latinoamericano, embajador de Cuba ante la UNESCO  y designado diputado a la Asamblea Nacional por decisión del Buró Político.

En la última entrevista pública -en el 2012-, escenificada en el programa de la TV del canal CUVABISIÓN, -Con dos que se quieran- que condujo el cantautor Amaury Pérez,   Guevara reconoció que los jóvenes que se reúnen en la barriada habanera del Vedado en G y 25 (Avenida de los Presidentes) “tienen su bichito revolucionario, hay que seguirlos”.

Guevara, siempre estuvo al lado de la juventud, de la más saliente y sinuosa, por decir,   de naturalezas rebeldes, dijo en la entrevista. Quienes conocieron a Guevara, afirman que apadrinaba a la juventud  insurrecta, y fue para encumbrarlos hacia los objetivos de la revolución y no tenerlos de enemigos.

Fue en esencia, el ideólogo de una agencia de inteligencia castrista nunca oficializada, por   su actuar personalísimo, así apadrinó a jóvenes creadores afines a  la Asociación Hnos. Sainz. Asimismo, acogió al grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, de donde emergieron los cantautores: Silvio Rodríguez y Pablo Milanés.

Alfredo Guevara, encumbrado en el núcleo inicial del proceso revolucionario, que formó parte del selecto equipo de tarea  -el gobierno secreto- que los hermanos Castro instituyeron desde el inicio -marzo de 1959-, y se reunían de incógnito a 15 kilómetros al noreste de La Habana, en la Casona de Cojimar, feudo de Fidel Castro.

Viejos comunistas, eran los miembros de estas reuniones al estilo Logia (muy secretas),  que trazaban la estrategia, lideradas por los hermanos Castro, donde asistían: Ernesto Che Guevara, Blas Roca, Ramiro Valdés, Juan Almeida, Osvaldo Sánchez  y Osmani Cienfuegos, quienes eran parte del quórum secreto de la Casona de Cojimar. Éstos,   lanzaban a la cuneta a quienes no se  subordinaban al comunismo.

De ahí emergió la estrategia de los viejos comunistas, que invadieron los tribunales revolucionarios e incluso castigaban severamente por convicción a delitos tipificados contra el estado socialista  e invadieron el DSE-G-2 (policía política) ejemplo el sombrío Osvaldo Sánchez, éste fue jefe de servicios secretos del Partido Socialista Popular (comunista) y agente del KGB soviético en el Caribe.

Quedó fuera de ese “juego”, y de la  Casona de Cojimar,  el jefe del Ejército Rebelde Comandante Camilo Cienfuegos, después desaparecido misteriosamente a finales del 1959.

Los dos Guevara, (Alfredo y Ernesto) hoy se sabe que activaban  a que  Fidel Castro hiciera público ya temprano el rumbo comunista del proceso, sabedores del carisma que figuraba en Castro. El máximo líder, documentado que los cubanos ante todo aman la democracia, y explicaba a sus cofrades: “cuando ocurra la eventual coyuntura se daremos a conocer el carácter comunista de nuestro gobierno”.

Guevara, de formación filósofo, su cosmología estuvo atiborrada de metáforas, parábolas, sentidos figurados y sobre todo, sentidos cóncavos y convexos, y que otros politólogos y también colegas de su profesión afirman del amigo reflexivo de Fidel Castro, el filólogo Alfredo Guevara.

VIDEOS