jueves, 18 de abril de 2013

Falsas cooperativas de transporte

Por Moisés Leonardo Rodríguez/ Corriente Martiana.

Artemisa, 19 de Abril.- La creación de una cooperativa de transporte de pasajeros en la provincia Artemisa no busca ser la solución, o al menos alivio al problema, sino solo un cambio formal para quitar a las entidades estatales los costos y la responsabilidad de este servicio para hacerlas recaer sobre los asociados.

En El Artemiseño, semanario del comité provincial del Partido Comunista de Artemisa, correspondiente a la semana del 9 al 15 de abril, se reporta por la periodista María Caridad Guindo que se ambiciona con dicha cooperativa “mejorar el servicio entre los municipios de Artemisa y sus asentamientos”.

Dicha ambición parece condenada al fracaso desde su misma concepción ya que la  cooperativa contará con los mismos camiones que circulan desde el pasado año. Destaca el eufemismo de denominar ómnibus JMC a los 33 camiones de uso que fueron adaptados para transportar personas en la Empresa Conformadora de Metales de Guanajay (COMEG) popularmente conocida como la Berliet.

La primera incongruencia con el concepto universalmente aceptado de cooperativa es que los asociados no aportarán capital ni medios, sino que los camiones serán arrendados por la estatal Empresa de Transporte que mantendrá la propiedad de los mismos. La supuesta cooperativa “trabajará con 74 socios: ocho de ellos indirectos y 66 vinculados directamente a la producción (Choferes y conductores)”.

Según Oslaida Amador, directora de pasaje de la Empresa Provincial de Transporte, los cooperativistas podrán comprar a empresas comercializadoras e importadoras, a precios mayoristas” y el combustible lo adquirirán en la red de servicentros estatales mediante tarjeta magnética a precio minorista.

Lectores del Artemiseño consultados al respecto ponen en duda que llegue a ser rentable la cooperativa si compra en entidades estatales, pues los particulares logran sus ganancias debido a que obtienen sus piezas y combustible en la bolsa negra a precios menores que los oficiales.

En contradicción con lo anterior, al final del reportaje se dice que “La Dirección de la Empresa Provincial del Transporte sostiene su posición; se preocupa y ocupa del aseguramiento técnico material del parque de equipos, aun cuando admite que lo hecho resulta insuficiente”.

Si la insuficiencia de esta última empresa se debe a la falta de medios materiales que se deben compran a las mismas empresas en que deberá hacerlo la cooperativa, entonces cabe preguntar ¿cómo es posible mejorar la situación con solo cambiar los compradores y no mejorar el surtido de los vendedores?

Se hace evidente el verdadero objetivo de disminuir los gastos y evadir la responsabilidad del Estado por el ineficiente servicio actual, pasándolos a la pseudo cooperativa. Una “reforma” más acorde a los lineamientos raulistas, que solo persiguen beneficiar al grupo de poder ignorando las necesidades de la población de a pie.

VIDEOS