jueves, 21 de marzo de 2013

Primavera Negra: La lucha continúa

Por Magaly Norvis Otero Suárez/ Hablemos Press.  

La Habana.- En el año 2003, la soberbia de los gobernantes cubanos  ordenó  una ola represiva contra la oposición pacífica en Cuba, y  condenó la razón y la decencia, cuando encarceló a 75 inocentes por ejercer su derecho a expresarse libremente.

En las primeras horas de la madrugada del 18  de marzo del 2003, agentes de la Seguridad del Estado realizaron una ola simultánea de registros, arrestos y juicios sumarísimos a opositores pacíficos, Periodistas y bibliotecarios independientes; esos hechos quedaron registrados para la historia como la Primavera Negra 2003.  

Aquellas detenciones, marcaron el comienzo de la campaña represiva. Las fuerzas de la Seguridad del Estado también allanaron domicilios en toda la isla, confiscaron computadoras, máquinas de escribir, máquinas de fax y documentos personales.

Del 3 al 7 de abril, en una cadena de juicios sumarios,  fueron procesados   75 personas, que recibieron penas de prisión entre los 6 y 28 años.  

Han transcurrido diez años de aquel ultraje a la dignidad de todos los hombres libres. Pero no todo fue oscuridad. La Primavera Negra trajo también sus luces y sus amaneceres.

El amor y la virtud fecundaron el martirio, y el parto fue un estallido soberbio de mujeres y gladiolos que transformaron el silencio avergonzado, en un eterno clamor de libertad y vida.

Las esposas, madres e hijas de los encarcelados unieron su dolor formando este movimiento cívico y pacífico que adoptó el nombre de Damas de Blanco, y comenzó nuestra lucha, enfrentando todo tipo de intimidación y represión contra nosotras.

Las Damas, asumimos el gladiolo como símbolo de lucha, y el color blanco de nuestra ropa en representación de la paz y la pureza.

Hemos sido víctimas de actos de repudio, con agresiones físicas y verbales; detenciones, amenazas y calumnias.  

Nuestra constancia rindió frutos, y a finales del año 2010 el gobierno anunció a través de la iglesia católica, un proceso de excarcelación para los detenidos de la Primavera Pegra. Muchos partieron a otras tierras, otros quedaron para continuar su lucha.

Pero nuestro movimiento, lejos de disolverse se engrandeció y asumió la causa de todos los presos políticos y de conciencia que quedaban en prisión, y los que el régimen ha ido encarcelando.

Hoy, nuestro movimiento es un grupo defensor de los Derechos Humanos. Abogamos para que en nuestro país se respete la libertad de expresión, de movimiento, opinión, reunión y asociación.  Luchamos, para que  nadie más sea  reprimido por pensar o expresarse libremente.

Sigamos el ejemplo de aquellos que sacrificaron sus vidas por esta noble causa, el ejemplo de los que ya no están físicamente entre nosotros, pero que viven eternamente en nuestros corazones, como Orlando Zapata, Wilman Villar,  Wilfredo Soto, Osvaldo Payá, Harol Cepero  y  Laura Pollán, -líder y fundadora del Movimiento Damas de Blanco-, nuestro principal ejemplo a seguir.

A su memoria, están dedicadas cada una de nuestras acciones patrióticas y cada logro que lleguemos alcanzar en nuestro camino por alcanzar el hermoso sueño de ver libre a nuestra Patria.

La antorcha de la esperanza está encendida, y con la firmeza de nuestros principios estamos alimentando el fuego.

Aún están de luto todas las libertades; por eso, nos siguen sobrando las razones para seguir quemándonos en la llama del sacrificio por nuestro amor a Cuba.

VIDEOS