jueves, 21 de febrero de 2013

“Raúl en La Habana y él en Kilo 7”

Por Jorge Alberto Liriano Linares/ Hablemos Press.

Camagüey, 21 de febrero.- Seis, de cada diez reclusos, enfrentan diariamente maltratos, negaciones de asistencia, golpizas y otros  cualquier tipos de maltrato en la cárcel Kilo 7, de Camagüey.

Ocho reclusos resultaron lesionados grave, producto  de las salvajes golpizas propinadas por las fuerzas del orden interno; veintisiete  han sido víctimas de aberrantes torturas en las celdas de castigo; esposados desnudos por más de 24 horas, colgados de las rejas y privados de alimentos y de agua para beber.

Dieciochos intentaron suicidarse, embargados por la impotencia y el estrés; uno de los fallecidos -el caso de Denis Menas- se ahorcó después que el jefe de Orden Interior, Capitán Julio V. Chang Suárez, estimulara la acción.

En lo que va de año, otros dieciséis reclusos resultaron lesionados de gravedad por riñas entre reclusos, provocadas por la violencia extrema de los guardias; treinta y dos reclusos, con trastornos mentales, se auto agredieron producto del abandono y las precarias condiciones de vida que enfrentan.

Esta cifra demuestra que se ha incrementado la violencia, como se han incrementado los tratos crueles, con la nueva dirección a cargo del Coronel Filiberto  Hernández Luis, un hombre que fue sancionado recientemente por conducta indecorosa y ahora es el jefe de la prisión.

Hernández Luís, suele decir que él es el omnipotente: “Raúl en La Habana y él en Kilo 7”.     

VIDEOS