jueves, 28 de febrero de 2013

La palabra CAMBIO es patrimonio de la oposición

Por Ernesto Aquino/ Hablemos Press.

La Habana, 27 de febrero.- El movimiento opositor en Cuba convirtió la palabra CAMBIO en una pesadilla para el gobierno.

Pegatinas, pulseras, javitas, juegos de naipes y otras muchas misceláneas llevan estampada la palabra prohibida, que se regó como pólvora por toda la isla llenando de pánico a la envejecida tiranía. 

Cientos de activistas pacíficos, son arrestados y han sufrido agresiones físicas y verbales, por llevar pulseras o tener estampada una pegatina en la puerta de sus casas con la palabra CAMBIO.

Ahora, el gobierno ha decidido cambiar el juego y asesinar la palabra CAMBIO, asumiéndola como una iniciativa de su propia inspiración.

No faltan ilusos, oportunistas, ignorantes -y hasta medios de prensa
afectados por la falta de información o el exceso de mala intención- que pretendan legitimar la farsa.

Pero que nadie se llame a engaño; los cambios que se están produciendo en Cuba no los está llevando a cabo el gobierno, sino la oposición; el resto, forma parte del proceso lógico que sufren los mecanismo defensivos obsoletos antes de desaparecer.

VIDEOS